Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El canciller chino, Wang Yi, habla en una rueda de prensa en el palacio Simón Bolívar de Ciudad de Panamá el 17 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

El canciller chino, Wang Yi, inauguró este domingo la embajada de China en Panamá, nación que puede convertirse en "punto de conexión logístico" para la expansión del comercio, las inversiones y la diplomacia de Pekín en América Latina y el Caribe.

"Panamá es un nudo de transporte importante en el hemisferio occidental y también tiene un sector financiero bien desarrollado, por tanto Panamá está en plenas condiciones de convertirse en un punto de conexión logístico e intercambio de personas y capital" para China, dijo Wang.

"Esperamos que Panamá pueda jugar un papel importante y peculiar para favorecer la extensión natural de la ruta y la franja hacia Latinoamérica", añadió en una conferencia conjunta con su homóloga panameña, Isabel de Saint Malo.

Wang cerró una visita de dos días a Panamá, la primera de un alto funcionario chino tras el establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países en junio, cuando el Gobierno panameño acabó con décadas de lazos con Taiwán para vincularse a Pekín.

Ubicada en el exclusivo sector de Altos del Golf de la capital, la legación, donde ya flamea una bandera roja china, fue inaugurada en una ceremonia a la que asistieron Wang y el presidente panameño, Carlos Varela, además de numerosos funcionarios, políticos y empresarios locales.

La mayoría de los centroamericanos sigue manteniendo lazos con Taiwán. Las excepciones son Costa Rica, que rompió con Taipei y se vinculó a Pekín hace una década, y ahora Panamá.

"Estamos siendo testigos de un momento histórico", dijo Varela, quien manifestó que existe "voluntad política de ambos países para que esta relación se construya con bases fuertes y logros importantes a un corto plazo".

"Panamá abre hoy las puertas a China, una potencia mundial con la cual prometemos fortificar los instrumentos bilaterales, el diálogo y nuevas oportunidades", añadió Varela.

Wang sostuvo reuniones con Varela y con otros funcionarios del Gobierno y del Canal de Panamá, que fue construido en 1914 por Estados Unidos, que mantuvo bases militares y una zona bajo su control en este país hasta 1999.

Antes de partir a Nueva York para asistir a la Asamblea General de la ONU, Wang también sobrevoló áreas para posibles proyectos de inversión china.

Varela espera que la visita de Wang sea el preludio de millonarias inversiones en Panamá, que podría convertirse en puerta de entrada de múltiples compañías chinas en América Latina, gracias a su estratégica ubicación, su economía dolarizada, su Canal interoceánico y su robusto sistema financiero.

"Para China, Panamá podría ser un puente y brazo logístico y comercial para la región, nuestra plataforma logística y aérea así lo permite", manifestó la canciller De Saint Malo.

- "Expansión no afecta a terceros países" -

El Gobierno panameño mantiene una agenda de 12 puntos "prioritarios" en esta nueva relación, entre ellos comercio, inversiones, turismo, migración y seguridad, aunque el principal es la búsqueda de inversiones para los grandes proyectos de infraestructura que planifica.

Puertos, ferrocarriles, plantas energéticas, un cuarto puente sobre el Canal de Panamá y la tercera línea del metro capitalino serían algunos de los proyectos que podrían contar con inversión china.

"Los proyectos de inversión de los que estamos hablando son proyectos muy grandes y a largo plazo", afirmó De Saint Malo.

Wang afirmó que en América Latina y el Caribe, en la que "se concentran los países en vía de desarrollo", es una "fuerza emergente en la estructura internacional". China tratará la relación con la región "desde una altura estratégica y visión a largo plazo", dijo.

Sin embargo, matizó que la expansión china en una región donde Estados Unidos ha tenido gran influencia en el último siglo "no se dirige a ninguna tercera parte ni afecta a los intereses de los terceros países".

"Nuestra cooperación (con Latinoamérica) tendrá unas perspectivas muy amplias y va a promover el acelerado desarrollo de los países", que "podrán jugar un papel más importante en los asuntos internacionales", dijo Wang.

Por detrás de Estados Unidos, China es el segundo mayor usuario del Canal de Panamá, por el que circula el 5% del comercio marítimo mundial.

También es su cuarto socio comercial y el mayor proveedor de la zona franca de Colón, una de las principales del hemisferio.

Unas 30 empresas chinas de telecomunicaciones, transporte marítimo, banca y construcción operan en Panamá.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP