Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder kurdo iraquí Masud Barzani, el 8 de diciembre de 2015 en una rueda de prensa en Arbil, la capital de la región autónoma kurda, en el norte de Irak

(afp_tickers)

El principal líder de la región autónoma de Kurdistán en Irak, Masud Barzani, dijo este miércoles que "ha llegado la hora" de organizar un referéndum sobre la creación de un Estado kurdo, una declaración susceptible de agravar la tensión con Bagdad.

"Ha llegado la hora y las condiciones están ahora reunidas para que el pueblo tome una decisión sobre su futuro en un referéndum", dijo Barzani, que sigue siendo presidente de la región aunque su mandato terminó en agosto.

"Este referéndum no llevaría necesariamente a la creación inmediata de un Estado pero permitiría conocer la voluntad y la opinión del pueblo de Kurdistán sobre su futuro", añadió el líder kurdo.

La cuestión del referéndum, al que se opone el gobierno federal iraquí, y la de saber en qué zonas se celebraría dificulta un poco más las relaciones entre Bagdad y la región autónoma kurda del norte del país, rica en petróleo.

El Kurdistán iraquí está oficialmente formado por tres provincias, pero las fuerzas kurdas controlan actualmente territorios en otras cuatro provincias en las que el Gobierno federal intenta mantener su autoridad.

Las fuerzas kurdas se instalaron en estos territorios disputados en 2014, cuando las tropas federales huyeron del avance del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La provincia de Kirkuk, controlada en gran parte por los kurdos, podría ser un punto de tensión con Bagdad por sus importantes recursos naturales, principalmente petróleo.

Desde el fracaso el año pasado de un plan para repartirse los ingresos del petróleo entre Kurdistán y el gobierno federal iraquí, los kurdos exportan el crudo a través de Turquía sin pasar por Bagdad.

Sin embargo, la región sufre dificultades económicas. Los salarios de algunos empleados del gobierno regional llevan meses sin pagarse y se han convocado huelgas par reclamarlos.

Barzanim, que ya había hechos llamamientos similares en el pasado para crear un Estado, no ha especificado cuándo se celebraría la consulta.

Los kurdos iraquíes son un aliado clave de Estados Unidos en la guerra contra el Estados Islámico y disponen de las fuerzas más eficaces contra los yihadistas.

Para crear un Estado kurdo es clave la aprobación de Turquía porque es un socio no sólo en la exportación de petróleo sino también en inversiones.

Barzani tiene buenas relaciones con el gobierno turco pero Ankara está en pleno conflicto con los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), por lo que tener un estado kurdo al sur de su frontera podría incrementar reclamaciones similares en su propio territorio.

En Siria, la participación de los kurdos —en primera línea en la lucha contra los yihadistas del EI— es uno de los puntos de discordia de las negociaciones que se están celebrando en Ginebra.

Turquía se opone tajantemente a su participación en las negociaciones, porque considera que las YPG (Unidades de Protección del Pueblo, una milicia kurda que controla zonas del norte de Siria) forman parte del PKK.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP