Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El rey Mohamed VI de Marruecos da un discurso ante el pleno de la Unión Africana (UA), en Adís Abeba este 31 de enero de 2017, tras la readmisión del reino alauí a la organización tras 33 años ausente

(afp_tickers)

Marruecos celebró su regreso a la Unión Africana (UA) como una "decisión histórica" y una victoria diplomática, pero queda pendiente saber cómo Rabat cohabitará en esta organización con el Frente Polisario.

El reino había salido de la UA en 1984 para protestar por la admisión en la organización de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), de los independentistas del Frente Polisario en el Sáhara occidental, excolonia española que Rabat controla y considera como suya.

Los jefes de Estado africanos, reunidos en cumbre en Adis Abeba, aceptaron el lunes la readmisión del reino en una sesión a puertas cerradas precedida por un tenso debate.

En total 39 de los 54 miembros de la organización se pronunciaron a favor de reintegrar a Marruecos sin condiciones, a pesar de la oposición y las reservas expresadas por una decena de miembros, en primer lugar Argelia y Sudáfrica, tradicionales apoyos del Frente Polisario.

La reacción de la prensa marroquí este martes fue unánime: "decisión histórica", "regreso victorioso", "¡Gracias Majestad!", clamó en sus portadas.

Esta jornada, el rey de Marruecos, Mohamed VI, tras un discurso en su país por la mañana, se trasladó a Adís Abeba para la ceremonia de clausura de la cumbre, al día siguiente de la reintegración del reino alauí en el bloque continental tras 33 años de ausencia, constató AFP.

La oficial agencia MAP multiplicó las entrevistas de ministros africanos expresando la "bienvenida" de Marruecos, que "regresa a la familia africana".

Las imágenes difundidas en las redes sociales mostraban una triunfante delegación marroquí en Adís Abeba, encabezada por el ministro de Relaciones Exteriores, Salahedinne Mezouar.

En las calles de la capital, las personas interrogadas por AFP expresaron el sentimiento positivo de que su país regresara a su lugar "natural" en el continente.

-'Bienvenido'-

La readmisión de Marruecos se hizo a pesar de una "áspera resistencia de la delegación argelina, que puso sobre la mesa el tema de las fronteras" y quería "posponer" el voto, según la prensa marroquí.

Argelia, Sudáfrica y Zimbabue evocaron en un primer momento un estudio legal del órgano jurídico de la UA. El documento dejaba la decisión final en manos de los jefes de Estado pero pareció un alegato contra Marruecos, país "que ocupa una parte del territorio de un Estado miembro".

Zimbabue, portavoz de los opositores, propuso luego la creación de un comité para "acompañar" la reintegración marroquí con el tema del reconocimiento de las fronteras en debate, según la prensa marroquí.

Esta propuesta no prosperó, ya que bajo la dirección del nuevo presidente en ejercicio de la UA, el presidente guineano, Alpha Condé, "el principio de mayoría se impuso" y Marruecos fue readmitido sin condiciones.

El ministro de Relaciones Exteriores de la RASD, Mohamed Salem Ould Salek, deseó, en nombre de la "República Saharaui", "la bienvenida de Marruecos" que ahora "se sentará junto a nosotros".

Esta cohabitación augura duros debates sobre el Sahara Occidental. Rabar rehusaba hasta ahora participar en toda instancia internacional en la que estuviese la RASD.

Este martes, en un discurso descrito en Rabat como "histórico", el rey Mohamed VI saludó desde la tribuna este regreso a la UA "por la puerta grande".

"Es hermoso el día en que se regresa a casa tras una muy larga ausencia", se congratuló el soberano, cuyo discurso fue transmitido por todas las cadenas de televisión del país magrebí.

AFP