Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El consejero de Estado chino Yang Jiechi (I) junto a la primera ministra británica Theresa May, durante una reunión en el 10 de Downing Street en Londres, el 20 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

Un diplomático de alto rango chino visitará Estados Unidos esta semana, convirtiéndose en el primer funcionario de alto nivel de China que viaja a Estados Unidos desde la elección de Donald Trump para la presidencia.

El consejero de Estado chino Yang Jiechi se reunirá con altos funcionarios estadounidenses el lunes y el martes para tratar sobre "lazos bilaterales y asuntos de interés común", anunció el ministerio de relaciones exteriores el domingo.

La agencia oficial china Xinhua confirmó que Yang será el primer funcionario chino de alto nivel en visitar Estados Unidos desde la elección de Trump.

En el orden del día figurará la organización de una reunión de Trump y del presidente chino, Xi Jinping, según dijo a Xinhua un investigador del Instituto de Estudios Internacionales de China.

Las relaciones entre Estados Unidos y China se han tensado por las críticas de Trump a la gestión del dosier norcoreano por parte de Pekín y a su política comercial.

Además, Donald provocó estupor en Pekín al amenazar con restablecer contactos oficiales con los dirigentes de la isla de Taiwán, que China considera una de sus provincias.

Con todo, al final, Trump accedió a respetar la política tradicional de Washington de "Una sola China" en en una conversación que mantuvo con su homólogo chino en febrero.

Por otro lado, Wang Yi se reunió en febrero con el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, al margen de la cumbre de ministros de Relaciones Exteriores del G20 en Alemania.

Allí, Tillerson instó a Pekín a ejercer presión sobre Corea del Norte para que éste abandone su programa nuclear. Desde entonces, Pekín ha interrumpido las importaciones de carbón de Corea del Norte, una fuente vital de divisas para el régimen de Pyongyang.

AFP