Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de China, Xi Jinping, dicta una conferencia en la Universidad de Singapur el 7 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El presidente chino, Xi Jinping, reclamó de nuevo este sábado la soberanía del mar de China Meridional, pero indicó que no busca "intimidar" a sus vecinos.

"Quiero dejar esto claro: las islas del mar de China Meridional han sido territorio de China desde tiempos antiguos", dijo Xi durante una visita a Singapur, donde precisó que el deber del gobierno chino es "defender la soberanía territorial de China, su legítimo derecho marítimo e intereses".

China reclama prácticamente la totalidad del mar de China Meridional y está construyendo varias islas para reforzar su reivindicación, algo que tensa las relaciones con Washington y con sus vecinos. Estos últimos consideran que las acciones de China violan un código regional que impide tomar acciones que alteren el 'statu quo'.

Para Xi, algunas islas "chinas" están "ocupadas" actualmente por otros países, pero confesó que las intenciones de Pekín eran pacíficas, ya que buscaba resolver las disputas "mediante negociaciones y consultas". "Lo que creemos en China (...) es que el fuerte y el rico no debe intimidar al débil y pobre", aseguró.

Estados Unidos alertó de que las acciones de China podrían amenazar la libertad de navegación en un lugar estratégico para el comercio marítimo mundial. Para hacer valer su derecho a navegar libremente, la marina estadounidense envió el 27 de octubre un buque cerca de las islas artificiales que China está construyendo en el archipiélago de las Spratly, una acción que Pekín calificó de "amenaza" a su soberanía.

"Nunca ha habido ningún problema con la libertad de navegación o sobrevuelo, ni habrá nunca ninguna en el futuro porque China necesita más que nadie el comercio sin trabas a través de estas aguas", dijo Xi, para quien "los países no asiáticos deben entender y respetar esto y desempeñar un papel constructivo", en una aparente referencia a Estados Unidos.

Xi Jinping se encontraba en Singapur para mantener una reunión con su homólogo de Taiwán, Ma Ying-jeou, el primer encuentro entre mandatarios de ambos países desde el final de la guerra civil y la fundación de la China popular comunista, en 1949, cuando los nacionalistas del Kuomintang (KMT) se refugiaron en Taiwán.

AFP