Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro peruano de Economía, Alfredo Thorne, en un panel de discusión en Washington, el 6 de octubre de 2016

(afp_tickers)

Perú crecerá menos de lo esperado en 2017, golpeado por los casos de corrupción en los que incurrió la constructora brasileña Odebrecht, que tiene importantes obras en marcha en el país que deberán ser vendidas o concesionadas nuevamente, informó el gobierno.

"Es difícil pensar que creceremos al 4,8% en 2017, podríamos crecer un punto porcentual por debajo de eso", dijo el miércoles el ministro de Economía, Alfredo Thorne, en una conferencia de prensa en Palacio de Gobierno.

Odebrecht, que ha aceptado haber pagado sobornos por 29 millones de dólares para ganar licitaciones en Perú entre 2005-2014, participa en diversas obras de infraestructura pública. Una de ellas era la construcción de un gasoducto en el sur del país valorizado en 7.000 millones de dólares, cuya concesión le fue retirada por incapacidad financiera.

"Dijimos de que debido al efecto Odebrecht, que no sólo incluye el gasoducto del sur sino otros proyectos, íbamos a tener un efecto negativo que fluctúa entre medio y un punto porcentual, dependiendo de qué es lo que hagamos. Pero vamos a dar una lista de un shock de inversiones, tenemos una posición fiscal extraordinariamente sólida y tenemos los instrumentos", explicó el ministro.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski aseguró el martes que la firma brasileña debe deshacerse de todos sus proyectos e irse del país. "Odebrecht va a tener que vender sus proyectos que tiene en Perú, algunos de ellos son muy buenos en términos de suministros de electricidad, carreteras, lamentablemente tiene esa tara de la corrupción, Odebrecht tiene que irse, se acabó", sostuvo.

La paralización de las obras afectará la generación de empleo, la mejora de infraestructuras y la distribución de recursos. Pero, para el ministro Thorne, "la decisión del presidente Kuczynski (de pedir a Odebrecht que deje el país) es muy valiente (...) Si eso significa que vamos a pagar un poco de crecimiento por esa decisión, estamos dispuestos a hacerlo".

Tohrne confesó que en la reciente cumbre económica de Davos, algunos inversionistas preguntaron en qué momento podrían venir a comprar los activos de Odebrecht en Perú. "Nuestra economía es sólida, con grandes inversionistas que quieren entrar, el hecho de que salga una empresa no significa que no tengamos alternativas", consideró.

Odebrecht ha suscrito un acuerdo con la justicia peruana que ha permitido la captura de algunos exfuncionarios públicos, mientras que un exviceministro del gobierno del expresidente Alan García abandonó el país y es buscado por las autoridades.

AFP