Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vistazo de la carne en una línea de producción de la planta de procesamiento de pollo JBS-Friboi durante una visita del ministro brasileño de Agricultura Blairo Maggi y técnicos del ministerio en la Lapa, Estado de Paraná, Brasil, el 21 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Perú retiró el permiso de ingreso al país de carne de ave de dos empresas brasileñas, investigadas junto a otras firmas por supuestamente adulterar sus productos con sustancias nocivas para la salud, informó el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa).

"Estamos cancelando la habilitación o autorización de dos establecimientos que exportan carne de ave a Perú", dijo el director de Sanidad Animal de Senasa, Miguel Quevedo, a la radio RPP.

"De todas las empresas intervenidas en Brasil, por tácticas ilegales para vender carne malograda, solo dos -Frango y Seara Alimentos- estaban habilitadas para exportar a nuestro país", indicó Quevedo, aunque aclaró que ni el año pasado ni este año las firmas han exportado a Perú.

Quevedo anunció que el viernes se emitirá una resolución donde se dispone la cancelación de la autorización de exportación de carnes hacia el Perú de esos dos frigoríficos brasileños, que están en la lista de los 21 establecimientos investigados por denuncias de adulteración.

"Estamos intensificando o modificando los requisitos de exportación, incluyendo algunas medidas para vigilancia y control", agregó.

El funcionario informó que tiene previsto visitar Brasil con la finalidad de "conocer un poco más el sistema de certificación que tiene ese país".

El caso bautizado "Carne Débil" denunció a 21 frigoríficos por corrupción, por emplear ácidos y cancerígenos para maquillar cortes en mal estado y por adulterar etiquetas para falsear la fecha de validez. Todo con la venia de inspectores sanitarios sobornados para autorizar las ventas.

La Policía Federal detuvo a 30 personas, clausuró tres plantas y suspendió el permiso de exportar de todas las investigadas. Entre ellas, unidades de los gigantes globales JBS y BRF.

En plena crisis, las exportaciones brasileñas se desplomaron esta semana. Las ventas de carne bovina, porcina y aviar cayeron de 60,5 millones de dólares del lunes a apenas 74.000 dólares el martes, según datos del MDIC. El promedio diario hasta el estallido del escándalo era de 63 millones.

AFP