Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Papel higiénico a la venta en un supermercado de Santiago el 29 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Las filiales en Perú de la chilena CMPC y de la estadounidense Kimberly Clark serán sancionadas por presuntamente haberse coludido para elevar los precios del papel higiénico y tisú entre 2005 y 2014, dijeron el martes las autoridades.

Ambas firmas, que manejan el 88% del mercado y mueven unos 240 millones de dólares al año, "habrían acordado la fijación concertada de precios y condiciones comerciales, en perjuicio de los consumidores peruanos", informó instituto peruano de defensa de la competencia (Indecopi)

La entidad no ha informado el tipo de sanción que recibirán las involucradas.

La investigación del caso se facilitó debido a que Protisa se acogió al programa de clemencia de Indecopi para promover la libre competencia.

De acuerdo con las investigaciones preliminares, estas empresas, las principales comercializadoras de papel higiénico y de otros productos de papel tisú, como papel toalla, servilletas y pañuelos en el mercado peruano, habrían concertado los precios de sus productos y otras condiciones comerciales, como descuentos y promociones, a nivel nacional, entre los años 2005 y 2014.

En octubre, en Chile, los mayores productores chileno de papel higiénico y servilletas del país, CMPC y SCA Chile, fueron denunciados por la fiscalía económica de haber incurrido en la misma práctica, entre 2000 y 2011.

Las empresas investigadas operan en varios países de la región y en el Perú tienen una presencia de más de 20 años.

- Evidencias y confesiones -

El proceso incluye a 17 personas, por su presunta participación en el planeamiento y ejecución de la colusión de precios, entre ellas gerentes generales y otros miembros de la alta dirección de las empresas involucradas.

Indecopi explicó que las evidencias obtenidas por una Secretaría Técnica provienen de correos y archivos electrónicos entregados por ambas empresas durante las visitas de inspección realizadas. También de información escrita y otros medios probatorios, como agendas y facturas de hoteles.

"Los acuerdos habrían sido alcanzados a través de reuniones en hoteles y conversaciones telefónicas para incrementar los precios de los productos, así como para modificar coordinadamente descuentos y promociones aplicables, en el territorio nacional, entre los años 2005 y 2014", aseguró Indecopi.

La práctica considerada anticompetitiva habría cubierto tanto el canal tradicional de comercialización a distribuidores y mayoristas, el canal moderno o ventas a supermercados y cadenas de farmacias, y el canal institucional o venta a empresas o instituciones.

"Durante la investigación, la empresa Protisa brindó su colaboración bajo el Programa de Clemencia contemplado en la legislación peruana. A través de este las empresas o personas naturales que hayan participado de un cartel pueden obtener la exoneración o reducción de la sanción que les corresponda, en la medida que colaboren con las autoridades a identificar y sancionar al resto de participantes del cartel", detalló el regulador.

AFP