Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo de una plataforma petrolífera cerca de la localidad venezolana de Maracaibo

(afp_tickers)

La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) anunció este viernes que comenzó el pago de intereses de un bono de deuda con vencimiento en 2022 y ratificó, ante temores de default, que seguirá cumpliendo sus compromisos internacionales.

"Ya se iniciaron las transferencias bancarias correspondientes a los intereses del Bono PDVSA 2022 de cupón 12,75% por 191,3 millones de dólares", informó la compañía en un boletín.

La agencia de calificación financiera SP Global Ratings advirtió en julio sobre el riesgo de impagos debido al deterioro de las condiciones económicas y el aumento de las tensiones políticas en Venezuela, en medio de protestas opositoras que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio.

Según Argus Media LTD, proveedora de data del mercado global de energía con base en Londres, el país sudamericano afronta 4.900 millones de dólares en pagos por vencimientos de deuda entre agosto y septiembre, de los cuales 3.200 millones corresponden a deuda de bonos de PDVSA.

"Venezuela, a través de PDVSA, ha venido honrando sus obligaciones, desmintiendo las voces agoreras que apuestan al descalabro económico del país", agregó, sin embargo, la estatal.

La semana pasada, en un informe publicado en su página web, Petróleos de Venezuela confirmó que sus ingresos, fuente del 96% de las divisas del país, cayeron 33,5% en 2016 debido al desplome de los precios del crudo. Bajaron a 48.002 millones de dólares frente a 72.169 millones en 2015.

El precio promedio de la canasta de crudo venezolano se ubicó en 35,15 dólares por barril en 2016, luego de haberse cotizado en 44,65 en 2015, una caída de 21%.

El informe de PDVSA indicó que Venezuela colocó en el mercado unos 2,57 millones de barriles diarios (mbd) en 2016 frente a 2,9 mbd de 2015. La reducción continuó en 2017 hasta 1,9 mbd, según la propia empresa.

El gobierno ha mantenido los pagos de deuda, pero a costa de una drástica reducción de importaciones, lo que agrava la severa escasez de alimentos y medicinas que golpea a los venezolanos.

Desde el desplome de los precios del petróleo en 2014, cuando el crudo venezolano se cotizó a 88,42 dólares por barril, se profundizó la crisis con desabastecimiento de productos básicos y la inflación más alta del mundo, que el FMI proyecta en 720% para 2017.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP