Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos trabajadores se manifiestan contra la suspensión de las labores en una refinería de Petrobras en Río de Janeiro el 24 de agosto de 2015

(afp_tickers)

La estatal brasileña Petrobas, afectada por un enorme escándalo de corrupción, redujo en 11.000 millones de dólares su plan de inversiones para 2015-2016, informó el lunes la empresa.

Petrobras está ajustando sus previsiones de inversión y de gastos operacionales "frente a los nuevos niveles del precio del petróleo (Brent) y la tasa de cambio" del real frente al dólar, explicó en una nota de prensa.

En su plan de negocios para 2015-2019, presentado en junio, la empresa ya había anunciado un drástico recorte de inversiones superior a 76.500 millones de dólares.

Entonces, anticipó que sus proyecciones podrían sufrir nuevas modificaciones por "factores de riesgo", entre ellas variables de mercado como el precio del crudo y la tasa de cambio.

Así, Petrobras anunció el lunes que reducirá de 28.000 millones a 25.000 millones de dólares sus inversiones para este año, y de 27.000 a 19.000 millones de dólares las de 2016.

Para el mismo período, reducirá en 7.000 millones de dólares sus costes y gastos operacionales (excluyendo la adquisición de materias primas).

En su balance de 2014, Petrobras asumió pérdidas por más de 2.000 millones de dólares debido a una trama de contratos amañados que enriqueció a jerarcas de la empresa, a decenas de políticos y desvió fondos para varios partidos.

Fuertemente endeudada, la mayor empresa de Brasil anunció que dejará de invertir 15.100 millones de dólares para 2015-2016, una cifra que se mantiene inalterada, según el comunicado divulgado el lunes.

La compañía también mantiene sus metas de producción, fijadas en una media de 2.125 millones de barriles diarios en 2015 y de 2.185 millones en 2016.

"Petrobras reafirma su compromiso de actuar con disciplina de capital y rentabilidad", concluye la nota.

AFP