Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El expresidente de Chile Sebastián Piñera (I) y el alcalde de Santiago Felipe Alessandri saludan a sus seguidores durante las elecciones municipales, el 23 de octubre de 2016

(afp_tickers)

El expresidente de Chile Sebastián Piñera pronunció una enérgica defensa de las reformas económicas liberales del mandatario argentino Mauricio Macri, durante un foro en una Buenos Aires convulsionada por las protestas sociales, incluso con un paro de mujeres este miércoles.

"Macri liberó el tipo de cambio, pagó la deuda a los 'holdouts' (acreedores en Nueva York) y bajó las retenciones (impuestos a exportaciones de granos). Ahora va a bajar la inflación y el déficit fiscal y volverá a crecer", dijo en un seminario de la revista The Economist.

El encuentro se realizó un día después de un multitudinario mitin de las centrales obreras en protesta por los despidos, recortes salariales y cierres de fábrica por las importaciones.

Ante una audiencia de hombres de negocios en un hotel de Buenos Aires, Piñera (2010-1014) dijo incluso que las investigaciones judiciales contra Macri por presunta corrupción y conflicto de intereses "se usan como ataque político".

"Lo veo muy sensible y muy comprometido para resolver los problemas de los argentinos", lo elogió, horas antes de que en la capital argentina y otras ciudades resonara un "ruidazo" y marcha contra la violencia de género y los derechos de la mujer.

Tras hablar en el foro, A Piñera se le preguntó si será candidato a las presidenciales de noviembre: "Eso sólo lo sabe el que está arriba (Dios)", dijo sonriente y con picardía mientras levantaba la vista y señalaba al cielo.

"No voy a hablar de Chile fuera de Chile", advirtió. Las encuestas lo ubican como el mejor posicionado de la derecha para enfrentar al gobernante socialismo.

- No al proteccionismo -

Al abordar los cambios en el mundo "a partir de lo que sucede en Estados Unidos y Gran Bretaña (con el Brexit, salida de la UE)", dijo que los países "son capaces de resistir la ola proteccionista".

"Es un error el proteccionismo que está anunciando (el presidente estadounidense, Donald) Trump. La integración y el libre comercio son beneficiosos para todos los países", afirmó.

Sobre el Mercosur dijo que "no tiene destino sino se abre al mundo, a diferencia de lo que hizo la Alianza del Pacífico. La integración no es desintegrarse del resto del mundo".

Enseguida aclaró: "Hay nuevos vientos que soplan en Argentina, Uruguay y Brasil para converger hacia el desafío de la integración".

Una mirada diferente al organismo regional formado por Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil y el suspendido Venezuela la dio la canciller argentina, Susana Malcorra. "El Mercosur debe reforzarse internamente", dijo en el foro.

"Hace falta más Mercosur. La integración al mundo no es abrirse a tontas y a locas, sino decidir donde están nuestros intereses y defenderlos", postuló Malcorra.

Entre las oportunidades del nuevo escenario, según Malcorra, está la de "atraer a México a la región" a la luz del retroceso que parece marcar Trump en la alianza de América del Norte que incluye a Canadá.

AFP