Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varias personas caminan por el campo de desplazados que el Ejército bombardeó por error el martes 17 de enero en Rann, al noreste de Nigeria, en una imagen divulgada por la ONG Médicos Sin Fronteras

(afp_tickers)

Las operaciones de auxilio continuaban este miércoles en el noreste de Nigeria, donde un campamento de desplazados fue bombardeado por error por el Ejército nigeriano, causando al menos 52 muertos y más de 120 heridos.

Los hospitales públicos, médicos y ambulancias de Maiduguri, importante ciudad de esta región bastión de los islamistas de Boko Haram, estaban en alerta en el marco de un "plan de emergencia médica" activado por las autoridades del Estado de Borno.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) envió un helicóptero para evacuar a las víctimas hacia Maiduguri y Médicos Sin Fronteras (MSF), que operaba desde hace poco en el campamento Rann bombardeado el martes, fue comisionado para coordinar la respuesta médica, indicó Isa Gusau, portavoz del gobernador del Estado.

Los bombardeos aéreos tuvieron lugar el martes hacia las 09H00 (08H00 GMT) en Rann, localidad del norte del Estado de Borno, cuando se distribuía ayuda humanitaria a los desplazados obligados a huir por la violencia.

"Poco a poco se establecía una asistencia de urgencia en esta localidad que hasta hace poco era inaccesible" para los cooperantes humanitarios, indicó Edward Kallon, coordinador de Naciones Unidas para Nigeria, agregando que Rann cuenta con 43.000 desplazados que ya sufren "la falta de alimentos y una severa desnutrición".

Seis empleados de la Cruz Roja nigeriana murieron en el bombardeo, anunció por su lado el CICR, que también tiene equipos en la zona. "Este ataque a gran escala contra personas vulnerables que ya han huido de la violencia extrema es ofensivo e inaceptable", declaró el médico Jean-Clément Cabrol, director de operaciones de MSF.

MSF precisó que sus equipos "intentan proveer los primeros auxilios de urgencia" a los heridos y solicitó a las autoridades que "pongan en marcha todas las medidas posibles" para facilitar evacuaciones de emergencia.

"Nuestros equipos médicos y quirúrgicos en Camerún y en Chad están listos para asistir a los heridos. Estamos en contacto estrecho con nuestros equipos en el lugar", agregó.

Las imágenes difundidas luego del ataque mostraron niños heridos, en llanto, con la ropa desgarrada y repleta de sangre, así como cuerpos en tierra recubiertos con mantas. También se podía ver víctimas recibiendo asistencia y las construcciones del campamento destruidas por el fuego.

- 'Lamentable error' -

"Un avión militar bombardeó por error Rann en lugar de Kala", una localidad vecina, afirmó por teléfono a la AFP un habitante, Aba Abiso. "En las últimas semanas, Boko Haram ha trasladado su base del bosque de Sambisa hacia Kala y un avión militar, al parecer, confundió Rann con Kala", agregó.

El presidente nigeriano, Muhamadu Buhari, declaró en un comunicado que había sentido "una profunda tristeza" al ser informado del bombardeo, que calificó de "lamentable error operacional", al tiempo que pidió a la población que guardara la calma.

El bombardeo coincidió con las recientes victorias reivindicadas por el ejército contra Boko Haram --afiliado al grupo yihadista Estado Islámico--, cuyos combatientes están siendo expulsados poco a poco de los territorios que habían conquistado en el estado de Borno.

El mes pasado, el ejército declaró que el conflicto había entrado en su fase final tras casi ocho años de violencia, que han dejado al menos 20.000 muertos y más de 2,6 millones de desplazados.

El general Lucky Irabor, que dirige las operaciones militares contra Boko Haram, afirmó que la fuerza aérea había recibido informaciones sobre concentraciones de "terroristas de Boko Haram" en la región de Kala-Balge.

"Ordené a la fuerza aérea que interviniera para resolver la situación. Se llevó a cabo el bombardeo pero, desgraciadamente, se alcanzó a los habitantes", explicó en rueda de prensa en Maiduguri, capital del estado de Borno.

El general no pudo ofrecer ningún balance pero precisó que habían muerto civiles y que empleados locales de MSF y del CICR habían resultado heridos.

En marzo de 2014, un avión militar mató a cinco personas al bombardear por error el pueblo de Kaymala, en la región de Konduga (estado de Borno), que el caza confundió con un campamento de Boko Haram en un bombardeo nocturno.

AFP