AFP internacional

Aviones de la fuerza aérea israelí sobrevuelan la península del Sinaí el 5 de junio de 1967, al inicio de la Guerra de los Seis Días

(afp_tickers)

La revelación de que Israel tuvo un plan para hacer estallar una carga nuclear poco antes de que empezara la Guerra de los Seis Días, hace ahora 50 años, ha puesto de nuevo sobre la mesa la sensible cuestión del posible armamento nuclear del país.

Pocos antes de ese conflicto, entre el 5 y el 10 de junio de 1967, las autoridades israelíes, que temían un ataque de sus vecinos árabes, idearon un plan para hacer estallar una carga atómica en el península del Sinaí, según el historiador israelí Avner Cohen.

Este especialista de la historia nuclear de Israel reveló los detalles del plan en un artículo publicado por el centro de reflexión estadounidense Wilson Center y retomado por el periódico The New York Times.

Preguntado por la AFP, el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores israelí no quiso comentar la información.

Cohen se basa en una entrevista realizada en 1999 y 2000 a un general retirado, Yitzhak Yaacov, quien fuera responsable de la unidad de investigación y desarrollo del ejército israelí en 1967.

Según Yaacov, fallecido en 2013, existió un plan llamado 'Option Samson' para enviar paracaidistas al desierto del Sinaí con el objetivo de hacer estallar una "carga atómica" a pocos kilómetros de la base militar de Abu Ageila, un cruce clave para el acceso al centro de la península.

Israel siempre ha sido ambigua sobre si dispone de arsenal nuclear y los medios locales, sometidos a censura en esta cuestión, tienen que apoyarse en la prensa extranjera.

"Tienes un enemigo que dice que te va a tirar al mar. Te lo crees. Te dice que te lanzará armas químicas (...) ¿Y qué buscas? Todo lo que puedas hacer para detenerlo", explicaba Yitzhak Yaacov en la entrevista publicada por el Wilson Center.

- 'Un ejercicio técnico-teórico' -

Sin embargo también se mostraba prudente y, junto a numerosos documentos, el historiador asegura que ese plan "era más un ejercicio técnico-teórico para una hipótesis improbable que un auténtico plan militar".

"Al final estoy de acuerdo con la posición [del jefe de Estado Mayor de la época, Zvi] Tzur, que decía que antes de la guerra de 1967 los dirigentes israelíes no consideraban seriamente la posibilidad de llevar a cabo —ni tampoco eran capaces de hacerlo— una demostración nuclear", escribe.

La publicación de estas informaciones y el artículo del New York Times ha provocado polémica en Israel.

Según Michael Oren, un historiador especialista de la Guerra de los Seis días, diputado centrista y viceministro sin cartera del gobierno de derecha del partido de Benjamin Netanyahu, esta teoría "no se sostiene".

Oren critica en particular que Cohen se base en un único testimonio, y no en "las decenas o incluso miles de documentos recientemente desclasificados sobre la Guerra de los Seis Días donde no aparece ni medio indicio" sobre la existencia de un arma nuclear.

La victoria de Israel en la Guerra de los Seis días contra los países árabes vecinos tuvo implicaciones geopolíticas en todo el mundo y le permitió extender considerablemente su territorio.

AFP

 AFP internacional