Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, en la firma de unos acuerdos de cooperación con el primer ministro galo, Manuel Valls, en Atenas el 3 de junio de 2016

(afp_tickers)

Un proyecto de reforma del panorama audiovisual que busca reducir el número de canales de televisión privados en Grecia está suscitando numerosas críticas contra el gobierno de izquierdas de Alexis Tsipras.

La reforma pretende limitar las relaciones demasiado evidentes entre medios de comunicación, bancos y políticos mediante la atribución de licencias de diez años a cuatro cadenas privadas, elegidas por concurso internacional, en lugar de unas ocho existentes actualmente.

La ley "fue votada y el concurso sigue su curso. Esto pone fin a la era de la arbitrariedad. De aquí a principios de agosto tendremos un nuevo paisaje audiovisual en el país", afirmaba Tsipras la semana pasada.

Los canales privados actuales disponen de licencias provisionales en algunos casos desde hace más de veinte años. Para el ministro de Estado encargado de los medios de comunicación, Nikos Pappas, algunos "nacieron opacas... y así se quedaron".

La finalidad de la reforma, explicó Tsipras en el Parlamento el pasado mes de febrero, era "crear unas cadenas de verdad independientes y financieramente viables".

Para la oposición, el Gobierno quiere ante todo imponer su control en el sector audiovisual.

Kyriakos Mitsotakis, jefe de la conservadora Nueva Democracia, acusó al Gobierno de "prácticas autoritarias". "Si le interesara el pluralismo, habría repartido más licencias", dijo.

Varias televisiones han recurrido el proyecto de ley. El primer caso examinado por el Consejo de Estado, el 17 de junio, será el canal Mega, uno de los más importantes por su volumen de negocios junto con Antenna 1, Alpha, Star et Skai.

El concurso fija como aportación mínima tres millones de euros y se cierra el 4 de julio. Una primera selección de cadenas será anunciada el 14 de julio y se completará a mediados de agosto.

La decisión más controvertida, limitar a cuatro el número de cadenas, se inspira en un estudio del Instituto Universitario Europeo de Florencia (Italia).

El gobierno de Tsipras argumentó que, exceptuando Italia que tiene doce cadenas privadas, los países europeos de talla comparable a Grecia, Austria, Portugal o Finlandia sólo tienen entre dos y cuatro.

- 'El mercado se debe autorregular'-

La asociación griega de canales de televisión privados (EITISEE) estima que el estudio se basa en cálculos erróneos fundados en datos técnicos obsoletos.

El Gobierno estima también que el hundimiento del mercado publicitario estos seis últimos años, por la crisis, ha hecho que la mayoría de las televisiones sean incapaces de pagar a su personal y dependan peligrosamente de los bancos.

Michael Bletsas, uno de los responsables del laboratorio de medios de comunicación del Massachusetts Institute of Technology (MIT), realizó un contraestudio y estima que habría espacio para 16 canales de alta definición en Grecia, hasta 40 en definición estándar.

George Pleios, director del departamento de comunicación y medios de comunicación de la Universidad Nacional de Atenas, está de acuerdo por su parte con el principio de una reducción del número de cadenas, pero no con esta manera de llevarla a cabo.

"No creo que Grecia pueda hacer alta definición, ni que el mercado pueda soportar más de dos o tres canales, pero el mercado se debe autorregular. Aquí estamos asistiendo a una intervención del Estado", deplora.

En 2015, un estudio realizado por la City University de Londres y la London School of Economics estimaba que el sector griego de los medios de comunicación "parece caótico pero en realidad está estrechamente controlado por el Estado y los intereses privados".

Entre los ejemplos que cita, el estudio señala que el gran proveedor digital griego Digea es un consorcio formado por sus principales clientes, Mega, Antenna, Alpha, Star y Skai.

Y para Sofia Chaimanta, una responsable del Sindicato de Periodistas griego, una ley no va a acabar con este sistema.

"En términos de independencia y corrupción, siempre hay tres socios, el poder político, el medio de los negocios y los medios de comunicación", señala, "y ninguna ley puede hacer nada sin una voluntad real de transparencia e independencia de los medios de comunicación".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP