Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La sede de Bradesco en las afueras de Sao Paulo, Brasil el 20 de marzo de 2008

(afp_tickers)

La policía denunció al presidente de Bradesco, el segundo mayor banco privado de Brasil, en una causa que investiga un gigantesco fraude para evitar el pago de multas impositivas.

Luiz Trabuco, número uno del Bradesco, fue acusado junto a otros dos integrantes del directorio y a siete personas más por delitos de corrupción, tráfico de influencias, organización delictiva y lavado de dinero.

"Los procuradores van a analizar la presentación y verán si precisan tener más pruebas, si el pedido tiene fundamento y si es necesario escuchar más testimonios o realizar más diligencias", dijo una asesora de prensa de la Fiscalía del Distrito Federal, donde está radicada la causa presentada por la policía.

"Y si entienden que existen pruebas suficientes, pueden presentar una acción penal", añadió.

Los investigadores sospechan que Bradesco contrató los servicios de expertos en cuestiones impositivas que ofrecían servicios ilegales para negociar ante el Consejo de Recursos Fiscales (CARF), encargado de juzgar reclamos por infracciones tributarias, y evitar pagar las multas o reducirlas.

El banco, por su parte, reconoció en un comunicado que un estudio de asesoría tributaria le ofreció hacer gestiones ante el CARF, pero que "no se efectivizó ninguna propuesta, contratación o pago, porque la disputa fiscal ya estaba siendo patrocinada por renombrados tributaristas".

Según el texto enviado al mercado y firmado por el director ejecutivo gerente Moacir Nachbar Junior, la acusación "toma de sorpresa a la administración de Bradesco".

Las acciones preferenciales del banco cayeron 5% en la bolsa de Sao Paulo y encabezaron la lista de bajas de la jornada, en una reacción a la acusación vinculada a la "Operación Zelotes" (falso celo), que investiga un sofisticado fraude dentro de la corte de sanciones tributarias.

De acuerdo con los hallazgos, algunos consejeros del CARF habrían aceptado y promovido sobornos de grandes empresas que debían abonar millonarias multas a la Hacienda federal a cambio de fallar a su favor en los juicios y rebajar o ahorrarles, así, el pago de tributos.

Por este caso también están siendo investigados el grupo siderúrgico Gerdau, cuyo presidente André Gerdau fue llevado a declarar por la fuerza en febrero pasado, y uno de los hijos del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Las autoridades estiman que el esquema delictivo supuso evasiones al fisco por más de 4.000 millones de dólares.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP