Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El humo se eleva desde los edificios en la ciudad siria rebelde de Daraa, tras un bombardeo aéreo en mayo de 2017

(afp_tickers)

Los informes de muertes de civiles por ataques aéreos dirigidos por Estados Unidos en Irak y Siria han aumentado en los últimos meses, planteando dudas sobre si la orden del presidente Donald Trump de "aniquilar" al grupo yihadista Estado Islámico (EI) está causando ese incremento.

El Pentágono lo niega vehementemente e insiste en que sus procedimientos y protocolos para evitar las bajas civiles no han cambiado.

Aquí, una mirada a lo que está sucediendo.

- ¿Cuántos están muriendo? -

Desde que, en agosto de 2014, comenzó la campaña para derrotar al EI en Irak y Siria, la coalición ha realizado 21.663 ataques: 12.740 en Irak y 8.923 en Siria.

En un registro oficial de fines de abril, el Pentágono confirmó que al menos 352 civiles habían muerto.

Esa cifra se publicó antes del anuncio del jueves de que al menos 105 personas murieron en un ataque contra el EI en la ciudad iraquí de Mosul en marzo.

Según grupos de monitoreo, las cifras oficiales están reducidas.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó esta semana del mayor número de muertes civiles en un mes causadas por las operaciones de la coalición en Siria. Según este instituto, entre el 23 de abril y el 23 de mayo, los ataques de la coalición mataron a 225 civiles en Siria, incluyendo docenas de niños.

Airwars, un colectivo de periodistas e investigadores con sede en Londres que rastrea muertes civiles en Irak y Siria, afirma que un mínimo de 3.681 personas han muerto en ataques de la coalición, entre 283 y 366 de ellos, solo en abril.

- ¿Qué ha cambiado? -

Trump, quien hizo campaña con el compromiso de derrotar rápidamente al EI, ordenó a sus generales que presentaran un plan revisado para derrotar al grupo yihadista.

La revisión dio lugar a una "campaña de aniquilación" para matar a todos los combatientes del EI y brindó a los comandantes mayor autonomía para tomar decisiones en el campo de batalla.

Los observadores temen que esto se traduzca en una mayor disposición a arriesgar la vida de civiles.

Hina Shamsi, directora del Proyecto de Seguridad Nacional de la ACLU, expresó su preocupación de que no se pueda confiar en que la Casa Blanca proporcione información precisa sobre las muertes de civiles y de si las indicaciones han cambiado.

"Incluso en la guerra hay reglas y esas reglas están destinadas a proteger la vida civil", dijo a la AFP. "No está en absoluto claro que se esté tomando todas las precauciones posibles para proteger la vida civil".

- ¿Qué dice el Pentágono? -

El Pentágono se opone frontalmente a estas afirmaciones y dice que proteger a los civiles es una prioridad al evaluar los objetivos.

"A lo largo de esta lucha, cada objetivo pasa por nuestro refinado proceso para asegurar que no sólo se trata de un objetivo legítimo bajo la ley de conflictos armados, sino que cumple con un umbral de proporcionalidad y necesidad", dijo el teniente general Jeffrey Harrigian, quien encabeza el comando central de la Fuerza Aérea estadounidense en Medio Oriente.

- Entonces, ¿qué está pasando? -

El campo de batalla está cambiando, y en algunos lugares muy rápidamente.

Mientras que al comienzo de la campaña la coalición atacaba sobre todo a combatientes del EI que se trasladaban por grandes áreas de terreno abierto, ahora la lucha se centra en zonas predominantemente urbanas.

Por ejemplo, en la segunda ciudad de Irak, Mosul, los yihadistas están operando desde áreas sumamente pobladas. El ataque del 17 de marzo que provocó la muerte de al menos 105 civiles se lanzó cuando los francotiradores del EI fueron ubicados en un edificio.

El ataque aéreo contra los francotiradores causó inadvertidamente que una reserva de municiones del grupo terrorista explotara, provocando el colapso del edificio, según el Pentágono.

Brian McKeon, un alto funcionario del Pentágono en el final de la administración Obama, dijo que el creciente número de víctimas civiles se debe a los combates en la ciudad, más que a cualquier cambio de política bajo el gobierno de Trump.

"Están tratando realmente de evitar las bajas civiles", afirmó. "Es lo que les indica la ley, y quieren evitar dar al EI propaganda de victorias. Pero el riesgo de cometer errores sube cuando se está operando en un entorno urbano".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP