Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Economía Joaquim Levy durante una conferencia de prensa en Brasilia el 22 de julio de 2015

(afp_tickers)

El ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, afirmó que la posible rebaja de la deuda de Brasil a grado especulativo por la agencia Moody's "es un reflejo de la realidad" que vive el país, que conjuga su peor recesión en décadas con una gran inestabilidad política.

"La cuestión de la rebaja es un reflejo de la realidad. Si no te organizas, no hay unión y el resultado es serio", dijo Levy a los periodistas este jueves tras un almuerzo con la Federación de Bancos en Sao Paulo.

Ante un Congreso en rebeldía -y especialmente agitado ahora por el proceso de impeachment abierto a la presidenta Dilma Rousseff-, el gobierno lleva meses tratando de lograr la aprobación de un ajuste fiscal con el que conseguir un mínimo superávit primario para 2016 y evitar nuevas rebajas de la nota de su deuda.

Uno de los grandes defensores de ese plan de austeridad es el ministro de Hacienda, cuyo gabinete emitió este jueves un comunicado apelando al esfuerzo para evitar la rebaja de la agencia Moody's.

"Las medidas requieren sacrificios y el gobierno está comprometido a atacar esos problemas, revisando la naturaleza legal, reglamentaria y administrativa de los gastos que, cuando sean reducidos, contribuirán a revertir el déficit fiscal y estabilizar la trayectoria de la deuda", expuso la nota del ministerio.

La calificadora de riesgo Moody's colocó el miércoles "bajo revisión para posible rebaja" la nota de la deuda soberana de Brasil, hoy en en Baa3, último escalón del grado de inversión.

La séptima economía del mundo ya fue degradada a la escala especulativa por la agencia Standard and Poor's en septiembre. La otra gran calificadora, Fitch, la tiene en BBB-, último grado antes de caer en especulación.

Brasil atraviesa una severa recesión económica desde el segundo trimestre que, según los pronósticos, se arrastrará durante todo el 2016. Si esto se confirma, será la más larga contracción de la economía de Brasil desde 1930-31.

A ello se suma el convulso ambiente político generado tras la apertura la semana pasada de un proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff por adulteración de las cuentas públicas, que tras un largo y complejo desarrollo, podría derivar en su salida del poder.

AFP