Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, y el presidente de España, Mariano Rajoy, durante una rueda de prensa conjunta el 30 de junio de 2017 en Varsovia

(afp_tickers)

Los jefes de Gobierno español y polaco, Mariano Rajoy y Beata Szydlo, expresaron una posición común este viernes en Varsovia ante la reforma de la directiva europea sobre los trabajadores desplazados, cuestionando en especial lo referente al transporte por carretera.

"La regla de los tres días no debe figurar en la directiva, el transporte debe ser excluido" de ella, dijo Rajoy en una rueda de prensa.

Se refería al periodo al cabo del cual los chóferes de camiones que transitan en territorio de un país deben percibir el salario mínimo de ese país.

Semejante disposición afectaría duramente a los transportistas polacos y españoles que, gracias a la competitividad de sus precios, ganan cuotas de mercado en los países más ricos.

Para estos países, en especial para Francia, se trata de una situación de "dumping social".

Rajoy expresó también su oposición a que el 'per diem' para los gastos de desplazamiento sea fijado por el país por donde transita el camionero extranjero.

A su vez, Szydlo dijo que las posiciones de su país y de España eran "similares" y reiteró su apego a la "libertad de circulación de personas, servicios y capitales" en la Unión Europea.

"Hemos expresado nuestra preocupación ante la posibilidad de que las normas sobre los trabajadores desplazados afecte al transporte por carretera internacional", afirmó la primera ministra polaca.

AFP