AFP internacional

Vista de la ciudad siria de Tabqa, el 18 de mayo de 2017

(afp_tickers)

La nueva ronda de negociaciones sobre el conflicto en Siria se celebrará el 12 y 13 de junio en Astaná, la capital de Kazajistán, indicó este sábado el enviado de Moscú para el país en guerra, Riyad Haddad.

En declaraciones a la agencia estatal RIA Novosti, Haddad dijo que el régimen sirio "recibió una invitación para participar en las negociaciones de Astaná que se celebrarán el 12 y 13 de junio de este mes".

Sin embargo, dos fuentes rebeldes consultadas aseguran que de momento no han sido invitadas.

Las conversaciones están auspiciadas por Rusia, Irán y Turquía, que quieren crear zonas seguras en el país.

En la última ronda de negociaciones, en mayo, Rusia e Irán, que apoyan al régimen, y Turquía que apoya a los rebeldes, acordaron crear "zonas de desescalada" en el país.

La creación de estas zonas, que en teoría no se pueden bombardear, ha dado como resultado un descenso importante de la violencia en el terreno.

En una entrevista con una cadena india, el presidente sirio, Bashar Al Asad, calificó el establecimiento de estas zonas como algo "positivo".

"Hasta ahora no hemos tenido una verdadera iniciativa política (...), pese a que Astaná permitió obtener resultados, digamos, parciales, mediante (el establecimiento) de zonas de desescalada en Siria, lo que es positivo", afirmó Asad en una entrevista ofrecida en Damasco a la cadena de televisión WION, con sede en India.

"Las cosas van hoy en la buena dirección (...) pues infligimos una derrota a los terroristas", agregó Asad, cuyo régimen califica de "terrorista" a todos los grupos que tomaron las armas contra él, ya sean moderados, islamistas o yihadistas.

"A menos que Occidente (...) y sus aliados, sus marionetas, apoyen masivamente a esos extremistas, estoy seguro de que lo peor quedó atrás", añadió.

AFP

 AFP internacional