Tras una serie de amenazas y de ataques contra medios de comunicación en Irak, la ONU y activistas por la libertad de prensa instaron a las autoridades a impedir que se acalle la voz de los reporteros que cubren la ola de protestas.

Varias televisiones contaron que grupos de hombres armados y enmascarados saquearon sus locales, cortaron las transmisiones o amenazaron a sus periodistas durante la noche, a causa, dijeron los canales, de la cobertura de las manifestaciones que dejaron un centenar de muertos desde el martes.

Los medios afectados afirmaron que ignoraban quiénes los atacaron.

Por su parte, los medios internacionales tomaron medidas para garantizar la seguridad de sus equipos en Irak.

Antes de estos ataques, ocurridos durante el fin de semana, se cortó la conexión a internet en Bagdad de forma progresiva, así como en el sur del país, donde también se organizaron movilizaciones.

Este lunes, se seguía sin acceso a internet, pese a que "los iraquíes necesitan más que nunca hacer oír su voz", según denunció la oenegé especializada en ciberseguridad NetBlocks.

El sábado por la noche, las cadenas iraquíes en lengua árabe NRT TV y Al Dijla (ambas de gestión privada), así como la televisión saudí Al Arabiya, anunciaron en sendos comunicados que sus locales en Bagdad habían sido atacados.

- "Intimidación" -

NRT TV, con sede en el Kurdistán iraquí (norte) contó que "hombres armados" destruyeron "la mayoría de sus equipos, interrumpiendo temporalmente la difusión".

"Los teléfonos celulares de algunos empleados fueron confiscados", agregaba el texto, que precisaba que los asaltantes llegaron a bordo de unos imponentes vehículos, y que también atacaron a los policías que patrullaban el barrio.

Por su parte, Al Arabiya difundió imágenes tomadas por cámaras de vigilancia. En ellas, se ve a una decena de hombres, con cascos y vestidos con chalecos antibalas, entrando en sus oficinas de Bagdad, tirando las pantallas de los ordenadores al suelo y registrando los cajones.

El canal saudí indicó que la oficina del primer ministro, Adel Abdel Mahdi, le "aseguró" que el allanamiento será investigado.

Este lunes, el Consejo supremo de la magistratura reclamó "medidas judiciales contra quienes atacaron cadenas de televisión".

La representante de la ONU en Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, afirmó que se quedó "impactada por esos actos de vandalismo e intimidación" y reclamó "esfuerzos por parte del Gobierno para proteger a los periodistas". "Unos medios libres son la mejor muralla para una democracia fuerte", señaló.

El jefe del Observatorio de la Libertad de Prensa iraquí, Ziad Al Ajili, explicó que había detectado, por primera vez, un intento de "aterrorizar" a la prensa.

"Esperamos más ataques", declaró a la AFP, pues "es una operación organizada y planificada para acallar a los medios".

- Activistas amenazados -

Una fuente de los servicios de seguridad indicó a la AFP que otra cadena privada iraquí de Bagdad, Al Nahrein, también había sido allanada y que sus equipos habían sido destruidos.

Las cadenas privadas locales Huna Bagdad y Al Rasheed dijeron que las habían amenazado. Después de eso, Al Rasheed dejó de emitir, tras haber dedicado la mayor parte de su cobertura a las manifestaciones en las que se reclamaban más empleos y servicios públicos, y que desde el 1 de octubre dejaron más de 100 muertos.

"Recibimos amenazas directas", declaró a la AFP un periodista de Al Rasheed, que pidió no ser identificado. "Nos dijeron: 'o cambian la línea editorial o tendréis la misma suerte que NRT y las otras', así que preferimos interrumpir la emisión".

Antes incluso de estos ataques, la oenegé Reporteros Sin Fronteras (RSF) dio la voz de alarma, al acusar a las fuerzas de seguridad de haber detenido, acosado o intimidado a periodistas de 14 medios durante la cobertura de las manifestaciones.

"En lugar de prohibir todas las actividades periodísticas, las fuerzas de seguridad y las autoridades tienen el deber de garantizar la seguridad de los periodistas para que puedan cubrir los acontecimientos", declaró Sabrina Bannoui, encargada de RSF para Oriente Medio.

Blogueros y militantes también dieron parte de llamadas telefónicas y mensajes en los que los amenazaban, a ellos y a sus familias, a causa de las informaciones, imágenes y videos que difundían sobre las manifestaciones.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes