Las recientes "actividades ilegales violentas" en Hong Kong "han pisoteado severamente el estado de derecho y el orden social" en la ciudad semiautónoma, afirmó el jueves el presidente chino Xi Jinping tras cuatro días consecutivos de disturbios.

La violencia ha "desafiado seriamente el principio básico de "un país, dos sistemas", afirmó Xi en una cumbre de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en la capital brasileña Brasilia, informó el Diario del Pueblo.

Manifestantes prodemocracia paralizan el jueves Hong Kong por cuarto día seguido, con barricadas y manifestaciones, que llevaron a la policía a pedir refuerzos para la ciudad de 7,5 millones de habitantes.

China "da un apoyo firme" al gobierno de Hong Kong y su policía, dijo el presidente chino y añadió que "poner fin a la violencia y restaurar el orden es la tarea más urgente por cumplir".

El movimiento de protesta se inició en junio con manifestaciones para denunciar un retroceso de las libertades y la influencia creciente de China en el territorio devuelto por Gran Bretaña a China en 1997.

Desde el abandono a inicios de septiembre del texto por el que se autorizan las extradiciones a China, lo que originó el movimiento de protesta, el gobierno hongkongués rechaza hacer nuevas concesiones a los manifestantes.

La fractura se amplió con el aumento de los enfrentamientos entre policía y manifestantes, con escenas de violencia cada vez más frecuentes.

-- Segunda persona muerta en una semana de violencia --

Ya tensa después de la muerte el viernes de un estudiante de 22 años que cayó en parking, la situación se deterioró el lunes por la mañana cuando un policía hirió por bala un manifestante no armado que sigue en estado crítico.

Un hombre de 70 años murió el jueves a causa un golpe de ladrillo que recibió el miércoles durante los enfrentamientos pro y antigubernamentales que dejaron 70 heridos, según indicó un hospital, convirtiéndose así en la segunda persona muerta en una semana de violencia.

"La situación del paciente se empeoró y falleció" la noche del jueves indicó el portavoz del hospital Príncipe de Gales de Hong Kong.

Las escuelas y las universidades de Hong Kong estaban cerradas este jueves por cuarto día consecutivo.

La tensión volvió a subir el jueves cuando el periódico en inglés Global Times, cercano a las autoridades chinas, dijo que el gobierno de Hong Kong podría anunciar un toque de queda para el fin de semana.

Sin embargo esta información, publicada en un tuit, fue suprimida sin explicaciones y el gobierno de Hong Kong no quiso confirmarla ni desmentirla.

Después de más de cinco meses de manifestaciones, el movimiento de protesta en esta excolonia británica empezó a aplicar esta semana una nueva táctica llamada "eclosión generalizada" que consiste en acciones simultáneas en varios puntos del territorio a la vez.

Estas protestas las llevan a cabo pequeños grupos, formados principalmente por estudiantes.

El jueves varias avenidas estaban bloqueadas con barricadas de bambú, ladrillos y pilas de objetos de todo tipo.

También estaba cerrado uno de los tres túneles de carretera de Hong Kong, igual que numerosas estaciones de metro y líneas de autobuses, con lo que este territorio estaba de nuevo paralizado.

Los hospitales aplazaron las operaciones no urgentes y muchos comercios están cerrados El gobierno de Hong Kong pidió a las empresas que sean comprensivos con los empleados que no pueden ir al trabajo.

En el barrio de Central, donde tienen sus oficinas muchas compañías extranjeras, miles de personas bloqueaban las calles.

Desde junio, Hong Kong vive la peor crisis política desde la retrocesión de 1997 y los manifestantes prodemocracia mantienen sus reivindicaciones frente al gobierno local y al gobierno chino.

Esta semana se vieron de nuevo escenas de violencia en todo el territorio, en particular en el metro, que normalmente usan cuatro millones de personas a diario.

La policía disparó este jueves gases lacrimógenos cerca de la Universidad Politécnica de Hong Kong, donde estaban convocados los manifestantes.

En un mensaje en Facebook la policía acusó a los "amotinados" de haber disparado flechas contra la policía.

Los estudiantes están usando nuevas armas, como catapultas artesanales, arcos, flechas o raquetas de tenis para rechazar las granadas de gas lacrimógeno.

En el campus, los estudiantes construyeron muros de ladrillo y barricadas de cemento de cara a una posible intervención de la policía.

El gobierno de chino es todavía más inflexible y dio a entender que podría reforzar las medidas de seguridad frente a la violencia.

burs-apj/fox/juf/agr/cac/pc/zm/eg

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes