Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El preisidente de Estados Unidos Barack Obama el 23 de octubre de 2015 en Washington, DC.

(afp_tickers)

El flamante presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano Paul Ryan, se negó este domingo a colaborar con el presidente Barack Obama en el tema migratorio, descartando la posibilidad de una reforma en la materia antes de 2017.

"No podemos tener confianza en el presidente en este tema", declaró Ryan, quien estuvo en todas las emisiones dominicales de los medios, tras ser elegido el jueves presidente de la Cámara baja.

Ryan dijo claramente que no apoyará ninguna negociación de reforma migratoria con Obama, cuyo mandato vence en enero de 2017.

"¿Por qué adoptaríamos una ley sobre un asunto que divide con un presidente al cual no se le puede tener confianza?", dijo Ryan a CNN. "Intentó hacerlo solo, pasando por encima del proceso legislativo, con decretos presidenciales, así que (ese tema) no está en el orden del día", señaló a CBS.

Aludió así a una serie de decretos de 2014 de Obama -que prometió una reforma migratoria durante su campaña- para ofrecer una perspectiva de regularización a unos cinco millones de personas en situación irregular.

Unos 11 millones de personas, en buena parte mexicanos, viven y trabajan clandestinamente en Estados Unidos, algunos desde hace muchos años.

La reforma migratoria, que genera divisiones y polémica en la política estadounidense, es uno de los principales temas de la campaña hacia las elecciones presidenciales de 2016.

AFP