Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante una rueda de prensa en la sede del partido en Madrid el 24 de agosto de 2015

(afp_tickers)

Los líderes de dos nuevas formaciones que animan la política española, Pablo Iglesias, de Podemos (izquierda), y Albert Rivera, de Ciudadanos (centristas), se midieron por primera vez en un debate atípico organizado por una televisión en un café de Barcelona y difundido la noche del domingo.

Iglesias, 38 años, catedrático de Ciencias Políticas, y Rivera, de 36 años, abogado de formación con casi diez años de carrera política, debatieron a dos meses vista de las elecciones legislativas del 20 de diciembre.

En mangas de camisa, delante de un café con leche, con un lenguaje familiar, sin conocer de antemano las preguntas, coincidieron en ciertos temas de sociedad como la lucha contra la corrupción, el lugar de la iglesia -que deberá pagar al fisco por sus propiedades-, la escuela pública, el fraude fiscal.

"Como esto siga así vamos juntos a las elecciones", bromeó Pablo Iglesias.

Para luchar contra el desempleo, que se sitúa por encima del 22% en España, Iglesias defendió "repartir riqueza para crear riqueza" y abogó por un ingreso mínimo de inserción más alto, una reducción de la duración de la semana laboral y la intervención del Estado en materia de servicios públicos.

También aseguró que se ha vuelto más "pragmático", desde la creación de Podemos en enero de 2014.

Su adversario, con fama de liberal, defendió lo contrario. "hay que distribuir la riqueza, no la pobreza", dijo Rivera, y defendió una reforma de los contratos laborales para favorecer la contratación, y un saneamiento de la competencia.

En cuanto a la independencia de Cataluña, autonomía del noreste donde nacieron Rivera y su movimiento, favorable a seguir dentro de España, Iglesias defendió un referéndum de autodeterminación y Rivera a una reforma de la articulación de los poderes entre todas las regiones y el poder central. "No tengo ningún miedo a la democracia", dijo Iglesias.

"Hay que reformar España, no romperla" con referendos, replicó Rivera.

Según un último sondeo, el Partido Popular (derecha, gubernamental), el Partido Socialista y Ciudadanos están igualados con, respectivamente, 23,4%, 23,5% y 21,5% de votos, delante de Podemos, que baja (14,1%).

AFP