Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (izq), y el líder socialista, Pedro Sánchez, estrechando la mano en el Palacio de La Moncloa en Madrid, el 23 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

El líder del PP Mariano Rajoy recibió este miércoles su primer revés en sus negociaciones para formar gobierno tras las elecciones, después de que el socialista Pedro Sánchez descartara facilitar su reelección y abriera la puerta a un gobierno alternativo.

La ajustada victoria electoral de su Partido Popular, con 123 escaños, muy lejos de la mayoría absoluta (176), obliga a Rajoy a buscar la abstención de los 90 diputados socialistas y los 40 del centrista Ciudadanos para poder gobernar en minoría.

Para ello, el jefe del Gobierno saliente se reunió este miércoles con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, sobre quien recaen todas las miradas, una que vez Ciudadanos, la cuarta fuerza parlamentaria, anunció su abstención para permitir la gobernabilidad.

Pero Sánchez, amenazado por la emergencia de la izquierda de Podemos (tercera fuerza con 69 escaños), descartó hacer lo mismo. "Vamos a votar en contra de la continuidad del PP al frente del gobierno, con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno", dijo en rueda de prensa tras la reunión. En su opinión, los españoles votaron por "un cambio progresista presidido por el diálogo, que es precisamente lo que no ha tenido Mariano Rajoy y el PP durante estos últimos años".

"No es el mejor de los comienzos", reconoció tras la reunión el vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez Maíllo. "Estamos en el primer asalto (...) Queda tiempo y espacio suficiente", consideró.

El próximo lunes, Rajoy se reunirá con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el de Ciudadanos, Albert Rivera. El objetivo, según Martínez Maíllo, es "dotar a España de un gobierno estable lógicamente liderado por el partido que ha ganado las elecciones".

Pero su único apoyo, de momento, es el centrista Ciudadanos, cuyo líder propuso este miércoles negociar a tres bandas con conservadores y socialistas para formar un gobierno que trabaje por la unidad y la regeneración política del país.

Según Rivera, cuyo partido nació en Cataluña para combatir el nacionalismo, "Podemos se ha autoexcluido de cualquier acuerdo para garantizar la unidad de España" al aliarse regionalmente con partidos nacionalistas y defender un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

Rivera reclamó responsabilidad a los socialistas para evitar un bloqueo institucional y "que haya elecciones cada tres meses". Si no hay jefe de gobierno dos meses después de la primera votación de investidura, deberán repetirse los comicios.

"El acuerdo no es fácil, pero creo que finalmente el PSOE permitirá gobernar al PP para evitar unas nuevas elecciones donde el más reforzado sería el PP, que recuperaría voto de Ciudadanos y de la abstención", explicó el politólogo y analista Nacho Martín Blanco, próximo a los conservadores.

- Gobierno alternativo -

"Las elecciones tienen que ser la última opción", reconoció Sánchez. Antes, si Rajoy no consigue los apoyos necesarios, "vamos a explorar todas las posibilidades para que haya un gobierno de cambio", aseguró.

Este gobierno alternativo pasaría por una hipotética coalición con Podemos a la que deberían añadirse otras fuerzas políticas como Ciudadanos, que ya descartó este tipo de alianza, o los independentistas catalanes, que reclaman un referéndum de autodeterminación rechazado por parte del PSOE.

De hecho, Podemos es el único de los cuatro partidos que defiende esta consulta, donde los partidos separatistas disponen de mayoría absoluta en el Parlament y declararon recientemente el inicio de un proceso de secesión.

"Queremos que Cataluña siga en España y creemos que la mejor forma de encontrar este acuerdo es que los catalanes lo decidan", explicó en la televisión pública Íñigo Errejón, el número dos de esta formación. Además del referéndum, insistió, su partido reclama una reforma constitucional para garantizar los derechos sociales como la sanidad o la vivienda y una lucha contra la corrupción desde las instituciones. "Es un paquete completo, un conjunto de transformaciones", dijo. Todas ellas serían condiciones necesarias para un pacto con el PSOE para formar un gobierno que, en su opinión, podría estar liderado por una persona independiente que genere consenso entre los diferentes partidos.

AFP