Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, el 19 de enero de 2018 en la Casa Blanca, en Washington

(afp_tickers)

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, inició este sábado en El Cairo su primera gira por Oriente Medio, en un contexto de grandes tensiones originadas por la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

Inicialmente previsto a finales de diciembre, el viaje de Pence fue postergado tras esta decisión unilateral del presidente Trump, que puso fin a décadas de diplomacia estadounidense y rompió un consenso de la comunidad internacional.

Esta vez, la visita -que incluye Egipto, Jordania e Israel- ha sido mantenida.

Pence llegó a El Cairo acompañado de su esposa, Karen, y tenía previsto reunirse con el presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi. Luego viajará a Jordania y el domingo por la noche, a Israel, última etapa de su gira.

El presidente Sisi, aliado de Estados Unidos que dirige férreamente el país, anunció el viernes que se presentará a su reelección en marzo de 2018.

- Indignación general -

La decisión de Washington sobre Jerusalén provocó la indignación general en la región, y la cólera de los palestinos, que le han retirado a Estados Unidos su rol de mediador en el proceso de paz.

El estatuto de Jerusalén es uno de los puntos cruciales del proceso de paz con Israel, paralizado desde 2014. Los palestinos quieren que Jerusalén Este -ocupada y anexionada por Israel- sea la capital del Estado al que aspiran.

Las relaciones entre Washington y los palestinos se enfrió aún mas esta semana, tras la decisión de Estados Unidos de "congelar" más de la mitad de sus pagos previstos a la agencia de la ONU sobre los refugiados de Palestina (UNRWA). Ello afecta a gran parte de los cinco millones de palestinos refugiados en los territorios palestinos, en Jordania, Líbano o Siria.

Los palestinos dijeron que boicotearían la visita de Pence, que por tanto no se entrevistará con el presidente Mahmud Abas, contrariamente a lo que inicialmente se previó en diciembre.

La decisión de Trump sobre Jerusalén provocó manifestaciones en varios países árabes y musulmanes, entre ellos Egipto, donde el gran imán de Al Azhar, principal institución del islam sunita, anunció en diciembre su negativa a a recibir a Pence.

El papa de los coptos (cristianos) de Egipto, Tawadros II, también rechazó recibir al vicepresidente de Estados Unidos, alegando que Trump "ignora los sentimientos de millones de árabes".

- Indispensable ayuda -

Pero los regímenes árabes aliados de Washington se debaten entre sus opiniones públicas hostiles y su poderoso aliado norteamericano. Es el caso de Egipto y Jordania, con vínculos geopolíticos o de dependencia financiera ante Washington.

La ayuda militar estadounidense a Egipto, que es de 1.300 millones de dólares por año, es considerada crucial por el gobierno de Sisi, que apuesta por la seguridad.

De ahí la prudente reacción de El Cairo ante la posición estadounidense sobre Jerusalén y el anuncio de que trasladaría la sede de su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

Egipto se limitó a decir que esta opción iba a "complicar" la situación.

Tras Egipto y Jordania, Pence mantendrá entrevistas que se prevén muy amistosas, el 22 y 23 de enero, con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente Reuven Rivlin.

Dará además un discurso ante el Parlamento y visitará el Muro de las Lamentaciones, en la ciudad vieja de Jerusalén, así como el Memorial del holocausto Yad Vashem.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP