Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Barry Devonside, cuyo hijo Christopher murió con 18 años en la tragedia de Hillsborough, aprieta el puño satisfecho tras conocerse las inculpaciones, este miércoles 28 de junio en la localidad inglesa de Warrington, al este de Liverpool

(afp_tickers)

Seis personas, entre ellas 4 policías, fueron este miércoles los primeros inculpados por la tragedia en el estadio de fútbol inglés de Hillsborough en 1989, que resultó en la muerte de 96 hinchas del Liverpool, anunció la fiscalía.

"He decidido que hay suficientes evidencias para imputar delitos a seis individuos", dijo la fiscalía en el comunicado, antes de enumerar cargos que tienen que ver con las decisiones que permitieron la aglomeración que resultó en la asfixia de los hinchas, así como con el entorpecimiento de la investigación posterior.

Los 96 hinchas del Liverpool murieron asfixiados, aplastados contra una verja del estadio de Hillsborough, en Sheffield, el 15 de abril de 1989, durante un partido de semifinales de la Copa entre este equipo y el Nottingham Forest, después de que la policía decidiera abrir los accesos y la gente acabara entrando sin control.

Barry Devonside, cuyo hijo Christopher, de 18 años, murió en el estadio, explicó que los familiares se reunieron para conocer la decisión de la fiscalía.

"Todo el mundo aplaudió cuando anunciaron que el más alto oficial de policía aquel particular día fue encausado", narró, refiriéndose a David Duckenfield.

Duckenfield, comandante de la fuerza policial despachada aquel día para vigilar el partido, se le imputa el delito de "homicidio por negligencia grave" de 95 personas -la 96ª murió varios años después de los hechos, cuando lo desconectaron de la maquina que lo mantenía con vida.

El resto de los inculpados son Graham Henry Mackrell, encargado de la seguridad del club Sheffield Wednesday, propietario del estadio; Peter Metcalf, abogado que representó a la policía en las primeras investigaciones; y otros tres policías del condado de South Yorkshire, Donald Denton, Alan Foster, y Norman Bettison.

Las imputaciones de este miércoles son el resultado de la investigación, terminada en abril de 2016, y que concluyó que la muerte de los aficionados fue un delito de negligencia y no un accidente, un acontecimiento en el que los hinchas no tuvieron ninguna culpa.

Trevor Hicks, que perdió a dos hijas de 19 y 15 años, estimó que las imputaciones sirven de aviso a las autoridades.

"Esta es una historia de éxito de toda la sociedad, transmite un mensaje de responsabilidad", estimó, citando el reciente incendio del edificio de viviendas sociales Grenfell, en Londres, que causó 79 muertos.

"Las familias os perseguirán si no hacéis bien vuestro trabajo", sentenció.

Inicialmente, sin embargo, la policía y algún medio culparon a los hinchas de ir borrachos y de haber tratado de colarse en el estadio sin entrada, en un contexto condicionado por otra tragedia.

Tres años antes, en 1986, unos hinchas del Liverpool asaltaron la tribuna de los hinchas de la Juventus en la final de Copa de Europa, causando la muerte a 39 personas.

- May: "un paso adelante importante" -

La primera ministra británica Theresa May, que estuvo en contacto con el caso cuando fue ministra de Interior, se congratuló por las imputaciones y dijo que son "un paso importante adelante", en una intervención en el Parlamento.

La víctima más joven tenía 10 años, Jon-Paul Gilhooley, primo del, hasta hace poco, legendario capitán del equipo, Steven Gerrard, y entre los muertos hubo mujeres y un buen número de menores.

La fiscalía no imputó delitos ni a los servicios médicos ni al club Sheffield Wednesday, que se reestructuró y hoy existe bajo otra sociedad. Sí acusó, en cambio, al que era responsable de la seguridad del club entonces, Graham Henry Mackrell, por los incumplimientos de las normas de seguridad para estadios.

"Ya no hay directores u otros individuos integrando la compañía y, en consecuencia, nadie podría representarlo en el banquillo de los acusados", dijo la fiscalía sobre el Sheffield Wednesday.

Los acusados, excepto Duckenfield, comparecerán ante un tribunal de Warrington, en el norte de Inglaterra, el 8 de agosto.

AFP