Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, habla en una rueda de prensa el 11 de octubre de 2011 en la Casa Blanca, en Washington

(afp_tickers)

Estados Unidos lanzó su ofensiva militar en Afganistán en 2001. Estas son las principales etapas de su intervención, convertida en la guerra más larga de la historia estadounidense.

- Guerra contra el "terrorismo" -

El 7 de octubre de 2001, menos de un mes después de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, el presidente George W. Bush lanza una amplia ofensiva militar en Afganistán, tras la negativa del régimen talibán de entregar al jefe de Al Qaida, Osama Bin Laden.

En apenas semanas, las fuerzas lideradas por Washington derrotan a los talibanes, en el poder desde 1996.

Estados Unidos respalda además a los afganos de la Alianza del Norte, que luchan contra los talibanes, con equipos paramilitares de la CIA y fuerzas especiales.

En noviembre de 2001, unos 1.000 soldados estadounidenses son desplegados en el terreno. La cifra alcanza los 10.000 el año siguiente.

- Un conflicto olvidado -

La guerra en Afganistán deja de ser foco prioritario de atención de Washington en 2003, cuando fuerzas estadounidenses invaden Irak. Los talibanes y otros grupos islamistas se reagrupan en sus bastiones en el sur y el este del país, desde donde viajan fácilmente a santuarios en zonas tribales de Pakistán.

En 2008, el comando estadounidense en la zona pide refuerzos para conducir una estrategia contra la insurrección. Bush acepta enviar tropas adicionales y, para mitad de 2008, unos 48.500 militares son enviados a suelo afgano.

- Pico de 100.000 soldados -

En los primeros meses de presidencia de Barack Obama en 2009, electo con la promesa de poner fin a las guerras de Afganistán e Irak, el número de soldados estadounidenses ronda los 68.000.

Pero el 1 de diciembre, el mandatario anuncia el envío de otros 30.000 soldados, con lo que hasta 2011 habrá unos 100.000 militares desplegados. El objetivo: frenar a los talibanes y fortalecer a las instituciones afganas.

- La muerte de Bin Laden -

Bin Laden, cerebro de los atentados del 11 de septiembre de 2001 que propiciaron el inicio de la guerra, es abatido el 2 de mayo de 2011 en una operación de las fuerzas especiales estadounidenses en su residencia en Abbottabad, Pakistán, donde vivía escondido.

- Fin del combate -

En septiembre de 2014, Afganistán firma un acuerdo de seguridad bilateral con Estados Unidos y un pacto similar con la OTAN: 12.500 soldados extranjeros, entre ellos 9.800 estadounidenses, permanecerán en el país en 2015, después de completar la misión de combate de la alianza atlántica a fines de 2014.

Desde el comienzo de 2015, las tropas estadounidenses estarán encargadas de dos misiones: operaciones "antiterroristas" contra Al Qaida y entrenamiento de fuerzas afganas.

Pero la seguridad en el país empeora. Ante el resurgimiento talibán, en julio de 2016 Obama, anuncia que 8.400 soldados estadounidenses permanecerán en Afganistán en 2017.

- Bombardeo a hospital de MSF -

El 3 de octubre de 2015, en pleno combate entre los insurgentes islamistas y el ejército afgano con apoyo de las fuerzas especiales de la OTAN, un avión estadounidense bombardea el hospital de Médicos sin Fronteras (MSF) en la provincia norteña de Kunduz. Al menos 42 personas mueren, incluyendo 24 pacientes y 14 miembros del personal de la ONG.

- Mega bomba contra el grupo EI -

El 13 de abril de 2017, el ejército estadounidense lanza la mayor bomba no nuclear que ha utilizado hasta ahora en combate, impactando una red de túneles y cuevas del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el este de Afganistán. El ataque deja 96 yihadistas muertos.

En julio, mata al nuevo líder del grupo EI en Afganistán, el tercero asesinado por Washington y Kabul.

- Nueva estrategia -

El 1 de febrero de 2017, un informe del Gobierno estadounidense señala que las pérdidas de las fuerzas de seguridad afganas han aumentado un 35% en 2016 en comparación con el año anterior.

Ocho días más tarde, el militar estadounidense al mando de la fuerza de la OTAN, el general John Nicholson, advierte que necesita miles de efectivos más. "Creo que estamos en un punto muerto", afirma al Congreso.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP