Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo durante una conferencia de prensa conjunta en Seúl con el ministro de Relaciones Exteriores japonés Taro Kono y la ministra surcoreana encargada de la diplomacia el 14 de junio de 2018

(afp_tickers)

Estados Unidos anunció el jueves que sus principales maniobras militares conjuntas con Corea del Sur quedan "suspendidas indefinidamente", a pesar de que se mantienen las sanciones impuestas a Corea del Norte para que renuncie de forma permanente a su arsenal nuclear.

Dos días después del sorpresivo pedido del presidente Donald Trump de detener los ejercicios militares "provocadores" tras su histórico encuentro con el líder norcoreano, Kim Jong Un, un alto funcionario estadounidense dijo a la AFP que "las principales maniobras militares" se suspenden "indefinidamente en la península coreana".

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se reunió en Seúl con sus aliados surcoreanos y japoneses antes de ser recibido en Pekín por el presidente chino, Xi Jinping, quien saludó la "exitosa cumbre".

En Seúl, Pompeo reafirmó que el objetivo de Washington sigue siendo la "desnuclearización completa, verificable e irreversible de Corea del Norte".

El texto firmado el martes en Singapur por los dos líderes ha sido criticado por muchos expertos, ya que el heredero de la dinastía Kim solo se comprometió a una "desnuclearización completa de la península coreana".

Esta fórmula vaga, sujeta a diferentes interpretaciones, retoma una promesa ya hecha y nunca cumplida.

"Pensamos que Kim Jong Un entiende la urgencia del cronograma para llevar a cabo esta desnuclearización" y "que debemos hacerlo rápidamente", dijo Pompeo. Según él, Estados Unidos tiene "la esperanza" de que "lo esencial del desarme norcoreano" suceda "en los próximos dos años y medio", al final del mandato del presidente republicano.

"En el pasado, la presión económica y financiera se ha atenuado antes de una desnuclearización completa. Pero eso no sucederá esta vez, lo dijo claramente el presidente Trump durante su reunión con Kim Jong Un", aclaró Pompeo. "El levantamiento de las sanciones no puede llevarse a cabo hasta que haya evidencia de que Corea del Norte ha sido completamente desnuclearizada".

Rusos y chinos han sugerido que la ONU considere aliviar las sanciones si Pyongyang cumple con sus obligaciones, mientras Pompeo aseguró que China, por donde pasa el 90% del comercio de Corea del Norte, "reafirmó su compromiso con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU".

Por su parte el presidente ruso Vladimir Putin se dirigió a un alto funcionario norcoreano para extenderle una invitación a Kim Jong Un a que visite Rusia, al tiempo que alababa los resultados de la cumbre.

Fue "sin duda solo el primer paso hacia un acuerdo de mayor alcance", dijo Putin.

- Cambios drásticos -

"Sigue habiendo un riesgo de no lograrlo (la desnuclearización) pero creo realmente que el mundo ha puesto las condiciones correctas", dijo Pompeo después de una reunión en Pekín con su homólogo chino, Wang Yi.

También confirmó que el final de los ejercicios militares conjuntos entre Washington y Seúl está condicionado a la evolución de las negociaciones "productivas" y de "buena fe" con los norcoreanos.

El próximo ejercicio conjunto, llamado Ulchi Freedom Guardian, debía realizarse a fines de agosto o principios de septiembre, como cada año.

Hace tiempo que Pyongyang pide la conclusión de estos ejercicios, que considera una repetición de la invasión general de su territorio y a los que ha respondido conduciendo sus propias operaciones militares.

El próximo embajador de Estados Unidos en Seúl, que hasta el mes pasado comandó las fuerzas estadounidenses en el Pacífico, aprobó la decisión de suspender las maniobras y estimó que "la situación ha cambiado drásticamente" con la cumbre Trump-Kim.

"Deberíamos tomarnos un descanso de los ejercicios (...) para ver si Kim Jong Un habla en serio sobre su parte de las negociaciones", dijo el exalmirante Harry Harris ante un comité del Congreso.

La canciller surcoreana, Kang Kyung-wha, se ha mantenido apartada del tema, que aparece como una importante concesión estadounidense a Kim, y sólo ha dicho que su implementación requerirá de una coordinación entre autoridades militares de los dos aliados.

Aunque celebró el "éxito" de la cumbre, según Seúl un "punto de inflexión" para lograr la paz, la canciller hizo hincapié en que las negociaciones de seguimiento con Pyongyang serán cruciales para lograr un "progreso sustancial".

La idea fue retomada por el jefe de la diplomacia japonesa, Taro Kono.

"Tuvimos una discusión franca sobre cómo instar a Corea del Norte a tomar medidas concretas", dijo, en una alusión a la falta de detalles y de un calendario en la declaración de Singapur.

"Todavía no se dieron garantías de seguridad", subrayó.

De los ejercicios militares conjuntos, de los que Japón no participa directamente, destacó su poder de "disuasión" al jugar "un papel crucial para la seguridad en el noreste de Asia".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP