Los viticultores franceses de champán prevén una producción de 306 millones de botellas en 2019, que será según ellos un buen año en calidad y cantidad, aunque les preocupa la desregulación de los cultivos prevista por la Unión Europea en 2030.

"Otro año excepcional, todos los parámetros están reunidos para que sea una buena cosecha" dijo este viernes a la AFP Maxime Toubart, presidente del sindicato general de viticultores de champán.

"El principio de temporada fue complicado, pero el clima soleado y cálido de los meses de agosto y septiembre, combinado con las noches frescas al acercarse las vendimias, han permitido cosechar uvas en su plena madurez" explica Toubart.

En 2018 se vendieron 301,9 millones de botellas de champán, con un volumen de negocios global de 4.900 millones de euros (5.500 millones de dólares).

Por otra parte, los viticultores de la región francesa de Champagne, en el noreste de Francia, se preocupan por las consecuencias de la desregulación anunciada de las plantaciones en toda la UE en 2030.

"Estamos peleando para convencer a los demás Estados miembros que se conserve un instrumento de regulación de los cultivos. Un dispositivo que permita plantar viñedos de forma razonable, según la demanda económica" asegura Toubart.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes