Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente argentino, Mauricio Macri, en rueda de prensa en la Casa Rosada de Buenos Aires, el 17 de enero de 2017

(afp_tickers)

La suspensión por Estados Unidos de la importación de limones frescos de Argentina, cayó este lunes como una pésima noticia para un sector que desde 2001 luchaba por ingresar a ese mercado y que hace apenas un mes celebraba haberlo recuperado.

La medida emitida por el departamento de Agricultura de Estados Unidos detiene por 60 días la importación de limones frescos argentinos, primer productor mundial de estos cítricos.

"La expectativa que teníamos para entrar al mercado era pequeña. Queríamos entrar a Estados Unidos con cautela", lamentó José Carbonell, presidente de Federcitrus, entrevistado por el canal TN desde Tucumán, zona productora al noroeste del país, a unos 1.000 km de Buenos Aires.

La apertura del mercado estadounidense a los limones argentinos había sido uno de los grandes temas negociados por el expresidente demócrata Barack Obama con su par argentino Mauricio Macri, en su visita al país en marzo de 2016.

Hace poco más de un mes anunciaron en Washington que se levantaban las trabas para este producto, lo cual fue aplaudido por Buenos Aires como una señal más de que Argentina gozaba nuevamente de confianza en el mundo, tras una década de políticas proteccionistas.

El ministro de Agroindustria de Argentina, Ricardo Buryaile, había afirmado el domingo que creía que Donald Trump respetaría los acuerdos firmados por Mauricio Macri y Barack Obama para que Argentina vuelva a exportar limones y carne a Estados Unidos.

Hay "un nuevo gobierno con un discurso muy proteccionista", lamentó Carbonell sobre el flamante presidente Donald Trump.

"El limón argentino no le va a quitar trabajo a ningún productor norteamericano, eso hay que dejarlo en claro", enfatizó Carbonell.

La medida de Washington representa un severo golpe a las expectativas argentinas de vender limones frescos al mercado estadounidense, ya que aproximadamente el 80% de la producción ocurre precisamente en la región noroeste del país.

El ingreso de esos limones estará supeditado a una más severa observación de criterios sobre empaquetamiento y colecta y presentación de pruebas sobre tratamiento de control sanitario, inspecciones y período de cuarentena.

Argentina exportó jugo de limón a Estados Unidos por 57 millones de dólares, un 12,6%, del total de 455 millones que vendió al exterior en los primeros once meses de 2016, de acuerdo a cifras de la consultora económica ABECEB.

La recuperación del mercado estadounidense lograda a fines de 2016, "podría aportar US$ 20 millones adicionales a la venta externa de esta producción", según estimó el sector.

Los otros destinos de los limones argentinos son Holanda, España, Italia y Rusia.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP