Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Seguidores del presidente de Taiwan Ma Ying-jeou despliegan letreros afuera del la base aérea de Sungshan el 7 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Un centenar de manifestantes intentaron entrar en el parlamento de Taiwán a última hora del viernes, horas antes de que el presidente taiwanés, Ma Ying-jeou, mantenga una reunión histórica en Singapur con el presidente chino, Xi Jinping.

Los manifestantes, que portaban pancartas con el lema "Independencia de Taiwán", intentaron asaltar el edificio del parlamento, pero la policía se lo impidió. No hubo detenciones.

Un decena de ellos continuaban sentados ante el parlamento a primera hora del sábado.

Taiwán es un territorio independiente de facto desde el final de la guerra civil y la fundación de la China popular comunista en 1949, cuando las tropas nacionalistas del Kuomintang (KMT) se refugiaron en la isla.

Los dos presidentes, que celebrarán el primer encuentro de mandatarios de ambos países desde el final de la guerra civil, tienen previsto darse un apretón de manos hacia las 15H00 (07H00 GMT), antes de reunirse a puerta cerrada durante una hora.

La celebración del encuentro ha provocado las protestas de una parte de la opinión pública taiwanesa, que acusa al presidente Ma Ying-jeou de vender Taiwán a China.

Los manifestantes también protestaron en el aeropuerto Songshan de Taipéi, donde Ma pronunció un breve discurso antes de subir a su avión el sábado por la mañana, y quemaron fotos de ambos mandatarios, mientras gritaban consignas calificando a Xi de "dictador chino" y a Ma de "traidor".

La policía informó de la detención de manifestantes, pero sin precisar su número. Un pequeño grupo de partidarios de Ma también se concentró en el aeropuerto.

"El objetivo de esta reunión es evocar el pasado, mirar al futuro y, a través de este encuentro, reforzar la paz en el estrecho [que separa ambos países] y mantener el statu quo", declaró Ma a los medios de comunicación antes de volar rumbo a Singapur.

AFP