Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos chinos residentes en República Checa esperan la llegada de su presidente en las cercanías del aeropuerto Ruzyne de Praga el 28 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El presidente chino, Xi Jinping, inició este lunes una visita de dos días a República Checa, un viaje centrado en la cooperación económica, suscitando protestas entre quienes se oponen a la política del presidente checo, Milos Zeman, considerado demasiado favorable a Pekín.

Con ocasión de esta visita, ambos países lanzarán una "asociación estratégica", con nuevas inversiones chinas en República Checa por valor de unos 1.660 millones de euros, según Zeman.

"Es un nuevo inicio, porque antes las relaciones entre China y el anterior Gobierno checo, que se sometía demasiado a la presión de Estados Unidos y la UE, eran muy malas", dijo Zeman a las televisión china. "Ahora, somos de nuevo un país independiente y formulamos nuestra propia política exterior", añadió, suscitando reacciones de indignación.

Este lunes, varios manifestantes arbolaron una fotografía gigante del Dalai Lama, líder espiritual de los tibetanos, junto al expresidente checo Vaclav Havel (1936-2011), exdisidente y activista de los derechos humanos.

En la noche del viernes, decenas de banderas chinas izadas en las calles de Praga con motivo de la visita de Xi Jinping fueron degradadas con pintura negra por unos desconocidos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP