Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combatientes del grupo rebelde Fuerzas Democráticas Sirias pasan por el pueblo de Sabah al Jayr camino de la ciudad de Raqa, como parte de la ofensiva contra el grupo Estado Islámico, el pasado 21 de febrero al norte de Siria

(afp_tickers)

Francia anunció este viernes el comienzo inminente de la batalla de Raqa, pero la principal fuerza sobre el terreno, la alianza kurdo-árabe, está todavía lejos de la capital de facto de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en Siria.

Apoyadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), punta de lanza de la batalla antiyihadista en el norte del país en guerra, deben aún superar varios obstáculos, principalmente la presa y el aeropuerto de Tabqa, una ciudad situada a 50 km al suroeste de Raqa, según una fuente de las FDS.

"Hoy podemos decir que Raqa está rodeada y que la batalla comenzará en los próximos días", dijo el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

Pero el portavoz de las FDS se mostró prudente. "La operación para asediar Raqa tomará varias semanas" antes de "lanzar oficialmente la operación" para liberar la ciudad, declaró a la AFP, Talal Sello.

En realidad, sobre el terreno, según Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), la posición más próxima a Raqa de las FDS se encuentra a 8 km al noreste de la ciudad. La posición del resto de estas fuerzas está entre 18 y 30 km de Raqa.

Todas las carreteras de abastecimiento están ocupadas por el EI, salvo las del sur, y la batalla más intensa se libra actualmente en Al Karamé, a 18 km al este de la "capital" del califato autoproclamado.

Los combates también se desarrollan en torno a la estratégica presa de Tabqa, cerca de Raqa, y su ciudad adyacente y su aeropuerto.

El viernes, las FDS consiguieron llegar al acceso a la presa, en unos enfrentamientos que dejaron yihadistas muertos y heridos, afirmó Jihan Sheikh Ahmed, la portavoz para la operación de Raqa de la formación.

- Varias semanas, varios meses-

Según una fuente de las FDS, hay que evitar a toda costa que el EI, acorralado, haga saltar esta presa lo que supondría una "catástrofe humanitaria", ya que inundaría toda la región.

El miércoles, el Pentágono anunció que Estados Unidos utilizó helicópteros de ataque y transportes de tropas y de artillería para apoyar una ofensiva de las FDS contra dicho embalse.

"Conquistar Tabqa dará a las FDS una ventaja estratégica y una base de lanzamiento necesaria para la liberación" de la ciudad, según el coronel Joseph E. Scrocca, un portavoz militar estadounidense.

Scrocca señaló esta semana que se necesitarían probablemente "varias semanas antes de que la presa, el terreno de aviación y la ciudad sean liberados".

Entretanto, las tropas del régimen sirio arrebataron todos los sectores que los rebeldes controlaban desde su ofensiva de la semana pasada en el este de Damasco.

"El ejército reconquistó todas las áreas infiltradas por los terroristas en la zona entre los barrios de Jobar y de Qabun (...) tras intensas operaciones militares", anunció la agencia oficial de noticias SANA.

- Negociaciones en Ginebra -

La ciudad de Raqa fue la primera capital provincial en caer en marzo de 2013 en manos de los rebeldes, antes de que el EI los expulsara en enero de 2014.

Según una fuente diplomática europea, "los estadounidenses están aún en el proceso de análisis. Trump no ha tomado ninguna decisión (sobre quién va a recuperar Raqa), pero sobre el terreno se ve que la opción que prevalece es la de las FDS".

El 5 de noviembre de 2016, las FDS lanzaron una gran ofensiva, llamada "Cólera del Éufrates", para expulsar al EI de Raqa.

En el campo diplomático, el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, se reunió este viernes con las delegaciones gubernamental y de la oposición en Ginebra en el marco de una quinta ronda de negociaciones y afirmó que ambos bandos estaban de acuerdo en integrar todos los temas en la agenda, incluyendo la transición política, reclamada por la oposición.

"No espero milagros, no espero avances (...) no espero rupturas", afirmó De Mistura.

El jefe de los negociadores del régimen, Bashar al Jaafari, había dicho antes que las negociaciones tenían que empezar con el tema del "terrorismo".

El conflicto sirio ya ha dejado más de 320.000 muertos y millones de desplazados y refugiados en seis años.

AFP