Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder socialista Antonio Costa habla en su escaño del Parlamento portugués, el pasado 23 de octubre en Lisboa

(afp_tickers)

La Comisión nacional del Partido Socialista portugués (PSP), instancia interna, aprobó este sábado de noche un programa de gobierno apoyado por una alianza inédita de la izquierda para "dar vuelta la página de austeridad", respetando "los compromisos europeos e internacionales" del país.

Con una mayoría aplastante, 163 votos sobre 172 votantes presentes, esta instancia colegiada adoptó el documento presentado por el secretario general de la formación, Antonio Costa.

Este programa esta "basado en el del PS", había explicado Costa, pero "integra, no obstante, modificaciones que dimanan" de los acuerdos anunciados la víspera con el Partido Comunista (PC), el Bloque de Izquierda (partido similar al Syriza, en el poder en Grecia) y los Verdes (ecologistas).

Esta unión de la izquierda, tradicionalmente dividida, parece en condiciones de oficializar una alianza que sería una "première" en más de 40 años de democracia en el país, podría hacer caer al ejecutivo de derecha, dirigido por Pedro Passos Coelho. El 4 de octubre, su coalición de derecha ganó las elecciones legislativas pero perdió la mayoría absoluta, dando paso a esta posibilidad.

La Comisión política del PSP, otra instancia dirigente del partido, debe aún reunirse el domingo de tarde para pronunciarse sobre la formación de un eventual ejecutivo socialista.

El PSP anunció en la jornada, entre otros, su intención de limitar la privatización actualmente en curso de la compañía aérea nacional TAP a menos del 50% de su capital, reiterando una de sus promesas en la campaña para las legislativas.

Un gobierno socialista "no permitirá que el Estado pierda más de la mitad del capital de la TAP", puede leerse en este documento, en tanto una unión hasta ahora inédita de la izquierda en el parlamento luso se manifiesta dispuesta a hacer caer al ejecutivo de derecha y reemplazarlo por un gobierno socialista.

El actual gobierno portugués (derecha) anunció el pasado 11 de junio la venta del 61% del capital de la compañía a un consorcio integrado por el financiero estadounidense-brasileño David Neeleman, fundador de la aerolínea brasileña Azul, y un socio portugués, Humberto Pedrosa.

AFP