Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, en un evento en Aguadilla el 1 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El Gobierno de Puerto Rico anunció este miércoles que incumplirá una parte de los pagos por 1.000 millones de dólares debidos el 1 de enero, y dijo que "fondos buitre" bloquean la reestructura de la enorme deuda de la isla.

El gobernador puertorriqueño, Alejandro García Padilla, admitió que su administración dejará de honrar unos 37 millones de dólares para garantizar la capacidad oficial de pagar salarios y pensiones.

De acuerdo con el gobernador, la mayor parte de los pagos por 1.000 millones a una docena de grupos de acreedores serán honrados, incluyendo un pago fundamental por 335 millones de dólares en papeles emitidos directamente por el Estado asociado de Estados Unidos.

De esa forma, añadió, el territorio evitaría ser considerado en cese de pagos generalizado por sus acreedores y agencias calificadoras de riesgo.

Puerto Rico, con una población de 3,5 millones de habitantes, enfrenta una abrumadora deuda de más de 70.000 millones de dólares.

García Padilla alertó que la capacidad de Puerto Rico de efectuar más pagos en los próximos meses será restringida. "Mi gobierno ahora tiene la responsabilidad de proteger a los puertorriqueños hasta donde sea posible", expresó durante una conferencia de prensa en San Juan.

En la conferencia de prensa, el funcionario adelantó que representantes puertorriqueños ya tienen en agenda reuniones con grupos de bonistas y acreedores para el mes de enero.

El gobernador criticó ásperamente al Congreso estadounidense, por haber cedido ante grupos de presión para ignorar la cuestión puertorriqueña en la discusión del presupuesto federal del próximo año fiscal.

"Reitero el reclamo al Congreso, para dejar bien claro que no estaríamos en esta conferencia de prensa, dando estas noticias, si el Congreso hubiese actuado", expresó.

"Sabemos que acreedores han gastado una fortuna haciendo cabildeos contra Puerto Rico en el Congreso" estadounidense, dijo el gobernador.

"Hay algunos políticos (puertorriqueños) que han sido seducidos por los argumentos de los fondos buitre, de la misma manera que algunos congresistas (estadounidenses) han sido seducidos por sus argumentos", lamentó García Padilla.

Para el gobernador, el Congreso estadounidense "tiene responsabilidad en la crisis" en que está sumergido Puerto Rico. "Si el Congreso hubiese actuado, la pelota no estaría en su cancha. Como fue apático en actuar, la pelota sigue en su cancha", aseguró.

García Padilla añadió que no está pidiendo al Congreso un "rescate, sino que me den los instrumentos y las herramientas para atender el problema. Mientras no me den esas herramientas, la responsabilidad sigue siendo de ellos. Porque estamos en esta crisis, en parte, por responsabilidad del Congreso".

El gobernador dijo esperar que los congresistas estadounidenses "no olviden" a quienes les dijeron que no era necesario actuar porque Puerto Rico podía hacer frente a sus pagos, y también "que los fondos buitre cambien la cara de los cabilderos" que le dieron esa información al Congreso.

AFP