Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Activistas filipinos llevan a cabo una protesta contra la cumbre de la APEC en Manila, el 16 de noviembre de 2015. En la pancarta se puede leer: "La APEC significa salarios más bajos. La APEC es basura"

(afp_tickers)

El Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) abrió este lunes en Manila dos jornadas de reuniones ministeriales, antes de la cumbre del miércoles y jueves, en la que se avecina un pulso entre Estados Unidos y China en torno a cuestiones comerciales y disputas territoriales.

Para estos cuatro días de conversaciones, primero entre los ministros de Comercio y Exteriores y luego a nivel de jefes de Estado y de gobierno, el Gobierno filipino efectuó un impresionante despliegue de 18.000 policías en la capital, tras la masacre yihadista en París.

El presidente estadounidense, Barack Obama, aterrizará el martes en Manila y poco después de llegar visitará el buque insignia de la Marina filipina. Un gesto muy simbólico de apoyo al archipiélago en su disputa con Pekín sobre los derechos soberanos en el mar de China Meridional. Poco después llegará a Manila su homólogo chino, Xi Jinping.

Las luchas de poder entre las dos mayores economías mundiales ocuparán buena parte de la cumbre anual del foro, que cuenta con un total de 21 miembros, entre ellos México, Perú y Chile, y representa el 57% del PIB mundial y casi la mitad del comercio planetario.

El día 18, al margen de la cumbre, se reunirán los 12 países del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) de libre comercio, el mayor jamás firmado en el mundo y en el que no está Pekín. El mismo fue promovido por Washington para orientar decididamente su actividad económica hacia el Pacífico y también para "no dejar que países como China escriban las reglas de la economía mundial", en palabras del propio Obama.

Frente al modelo del TPP, que busca presionar a China para que adapte sus normas comerciales, de inversión y regulatorias a unos estándares exigentes, Pekín defenderá otra iniciativa más amplia, la Zona de Libre Comercio para Asia-Pacífico (FTAAP), abierta a todos los miembros de la APEC.

En la cumbre se hará balance del estudio de viabilidad emprendido el año pasado por iniciativa de Xi Jinping, y a fines de 2016 se espera que los líderes tengan por delante un informe completo en la reunión prevista en Lima.

Desde la organización, el objetivo es evitar que haya políticas comerciales demasiado divergentes entre los países ribereños del Pacífico, que tienen suscritos cerca de 150 TLC.

"La APEC no quiere que los distintos acuerdos comerciales (en la región) vayan en diferentes direcciones, ni que el TPP se convierta en un club de economías ricas", advirtió Alan Bollard, director ejecutivo de la secretaría del foro.

- Tensiones territoriales -

Pekín expresó su deseo de que la cumbre se limite a hablar de comercio, pero los atentados del viernes en París y las continuas disputas territoriales con sus vecinos en el mar de China Meridional hacen que sea inevitable hablar de muchos más temas.

Pekín insiste en que tiene derechos soberanos sobre la casi totalidad de ese mar, una importante ruta comercial en cuyos fondos se cree que hay yacimientos de gas y petróleo.

Pero Filipinas, Vietnam, Malasia, Brunei y Taiwán, todos ellos miembros de la APEC, tienen cada uno sus reivindicaciones en esas aguas y cuentan con apoyo de Washington.

Otro tema que se abordará muy probablemente es la seguridad, después de los atentados de París, reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico.

"Después de lo de París, muchos países asiáticos reclamarán liderazgo a Estados Unidos en la lucha contra el EI", apunta Ernest Bower, del 'think-tank' norteamericano CSIS.

"Países como Indonesia, Malasia, Singapur y Brunei tienen la preocupación inmediata de que regresen sus ciudadanos que fueron a luchar a Siria e Irak", añade el experto.

En la cumbre estarán los tres presidentes latinoamericanos integrantes: el mexicano Enrique Peña Nieto, el peruano Ollanta Humala y la chilena Michelle Bachelet, que efectúa una visita de Estado el lunes y martes a Filipinas.

En el primer día de visita, Bachelet anunció la firma de un documento para negociar el año próximo un tratado de libre comercio con Filipinas, y un memorando bilateral de cooperación en prevención y gestión de desastres naturales, que calificó "de gran utilidad para ambos países".

En Manila está además como invitado el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos. Según dijo este lunes, espera que la APEC levante "el año que viene en Perú" la moratoria aplicada desde 1998, y acepte a su país como miembro.

Bogotá es el único integrante de la Alianza del Pacífico (que conforma junto con Chile, México y Perú) en no haber entrado en este foro.

AFP