Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vladimir Putin se dirige a un grupo de estudiantes durante una visita a la Embajada de Alemania en Moscú, este miércoles 29 de junio

(afp_tickers)

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó este miércoles a su Gobierno "normalizar" las relaciones comerciales y levantar las sanciones turísticas contra Turquía, impuestas tras el derribo el año pasado de un bombardero ruso por F-16 turcos.

"He pedido al Gobierno ruso iniciar el proceso de normalizar el comercio y los vínculos económicos con Turquía" y "levantar las restricciones" turísticas contra ese país, dijo Putin en una reunión de su gabinete tras una conversación telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

El mandatario ruso hizo estos anuncios después de entrevistarse por teléfono con Erdogan por primera vez desde la entrada en vigor de las sanciones rusas contra Turquía a raíz de la grave crisis diplomática entre los dos país iniciada cuando un caza ruso fue abatido por la aviación turca en la frontera con Siria.

Durante esta conversación, los dos dirigentes acordaron reunirse y destacaron "la importancia de la normalización de las relaciones bilaterales entre Turquía y Rusia", según un comunicado de la presidencia turca.

Está previsto que Erdogan y Putin se reúnan en septiembre durante la próxima cumbre del G20 en China, anunció un responsable turco que requirió el anonimato.

Justo antes de llamar a su homólogo turco, Vladimir Putin expresó sus condolencias al pueblo turco tras el triple atentado en el aeropuerto internacional de Estambul, donde murieron 41 personas y otras 239 resultaron heridas.

Esta conversación telefónica es el primer contacto directo entre Putin y Erdogan desde el inicio de las tensiones diplomáticas entre Moscú y Ankara, en noviembre del 2015, por la muerte de un piloto ruso tras ser abatido su caza por la aviación turca.

El lunes, el presidente Erdogan había pedido disculpas a Moscú por este incidente. El 24 de noviembre de 2015, un caza ruso Su-24 fue abatido cerca de la frontera siria. Uno de los dos pilotos murió cuando caía en paracaídas tras ser eyectado del aparato.

Turquía afirmó que el avión entró en su espacio aéreo e ignoró varias advertencias, lo que Rusia negó. Moscú reaccionó adoptando medidas de represalia contra Turquía, sobre todo a nivel comercial. Estas medidas iban desde restricciones comerciales hasta la prohibición de contratar a trabajadores turcos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP