Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin (izq), y su homólogo de EEUU, Donald Trump, durante la cumbre del G20 en Hamburgo, el 7 de julio de 2017

(afp_tickers)

Vladimir Putin apostó este sábado por una mejora de las relaciones ruso-estadounidenses tras un primer cara a cara con Donald Trump, incluso a pesar de que la presunta injerencia del Kremlin en la elección a la Casa Blanca sigue causando revuelo.

"El Trump que ves en televisión es muy distinto del Trump real. Percibe de forma totalmente adecuada a su interlocutor, responde rápidamente a las preguntas que se le hacen", dijo Putin en una rueda de prensa al terminar la cumbre del G20 en Hamburgo.

La víspera, los dos presidentes tuvieron un primer encuentro en el que pusieron sobre la mesa los contenciosos bilaterales y expresaron su deseo de seguir avanzando, según el informe proporcionado por sus delegaciones.

"Creo que establecimos relaciones personales" y se "sentaron las bases" para la distensión entre Estados Unidos y Rusia, afirmó Putin.

"Tengo todas las razones para creer que seremos capaces, al menos parcialmente, de restablecer el nivel de cooperación que necesitamos", prosiguió.

El presidente ruso nunca fue muy afín con su anterior par estadounidense, Barack Obama, y la relación bilateral se deterioró mucho a medida que se desarrollaron las crisis ucraniana y siria.

Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, en enero, las esperanzas de una normalización se vieron perturbadas por las sospechas de una interferencia rusa en la elección presidencial que habría beneficiado al candidato republicano.

- Guardar las apariencias -

Respecto a esta delicada cuestión, Donald Trump "hizo muchas preguntas", aseguró Putin.

"Le ofrecí explicaciones. Tuve la impresión de que mis respuestas lo dejaron satisfecho" y que Trump "estuvo de acuerdo", añadió el mandatario ruso, confirmando lo declarado un día antes por su ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov.

La Casa Blanca, que había hablado de un Donald Trump a la ofensiva frente al líder del Kremlin, no tardó en rechazar la versión rusa.

Trump quería "mirarlo a los ojos" y decirle: "Nosotros sabemos lo que hiciste y mejor deja de hacerlo", afirmó la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley.

"Y creo que el presidente Putin hizo exactamente lo que pensábamos que iba a hacer, negarlo", aseveró.

Según Haley, "Rusia está intentando guardar las apariencias. Y no pueden".

Dando la espalda a esta polémica, Putin prefirió citar como "resultado concreto del trabajo" con Trump un último acuerdo ruso-estadounidense sobre un alto el fuego en Siria, que debe entrar en vigor el domingo.

"Me parece que la posición de Estados Unidos [sobre Siria] se ha vuelto más pragmática", se congratuló.

- Histórico apretón de manos -

"Hay un entendimiento [mutuo] de que si unimos esfuerzos, podemos hacer mucho", subrayó Putin.

La prensa rusa no dudó en comparar el apretón de manos entre los dos líderes en Hamburgo a los de los soldados rusos y estadounidenses que se unieron en Torgau (Alemania) en 1945 en su avance contra los nazis.

"Reencuentro en el Elba", tituló el diario popular Moskovski Komsomolets, en referencia a ese río, que pasa por Hamburgo y por Torgau.

"El mundo entero esperaba este apretón de manos", abundó el periódico Komsomolskaya Pravda. "Miren el pulgar de Putin. Controla la situación, marca el paso", aseguró.

AFP