Gotabaya Rajapaksa, el candidato del poderoso clan que gobernó Sri Lanka con mano dura durante una década, reivindicó este domingo la victoria en la elección presidencial del sábado, mientras su principal rival reconoció su derrota.

"Tenemos entre 53 y 54%" de los votos, declaró a la AFP su portavoz Keheliya Rambukwella. El exmilitar de 70 años encabeza el recuento de votos.

"Es una victoria clara. Lo habíamos previsto. Estamos muy contentos de que Gota sea nuestro próximo presidente", dijo el portavoz, que aseguró que el candidato deberá jurar su cargo el lunes o martes.

Con tres millones de votos escrutados, el hermano del presidente Mahinda Rajapaksa (2005-2015) obtenía el 48,2% de los votos. Los observadores esperan que los resultados de las zonas cingalesas, la mayoría étnica del país que forma la base electoral de los Rajapaksa, le hagan superar el 50%.

Su rival, el candidato del partido en el poder Sajith Premadasa, reconoció su derrota. Estaba por detrás con en torno al 45,3% de los votos, según resultados parciales.

Gotabaya Rajapaksa realizó una campaña nacionalista centrada en la seguridad, en un país que no ha superado los atentados yihadistas de Semana Santa que dejaron 269 muertos. El 21 de abril, kamikazes se hicieron estallar en hoteles de lujo e iglesias cristianas en plena misa.

Los Rajapaksa dirigieron la isla del sureste asiático con mano de hierro durante la década del presidente Mahinda.

Como titular de Defensa, Gotabaya comandó el ejército esrilanqués que aplastó la rebelión tamil en 2009, en la última ofensiva en la que perdieron la vida 40.000 civiles, según defensores de los derechos humanos.

Este baño de sangre puso fin a 37 años de guerra civil que dejó más de 100.000 muertos y les valió a los Rajapaksa la admiración de la mayoría étnica cingalesa y el odio de la minoría tamil que constituye el 15% de la población.

Gotabaya Rajapaksa está acusado de dirigir durante la presidencia de su hermano "escuadrones de la muerte" –algo que siempre ha negado– que secuestraron a decenas de tamiles, opositores políticos y periodistas.

El regreso del clan Rajapaksa al poder preocupa a los musulmantes, particularmente después de los sangrientos atentados yihadistas del pasado abril que dejaron 269 muertos.

Y la cercanía del clan a China, preocupa a su vecina India y a los occidentales.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes