Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Rajoy mantiene una tensa relación con el Gobierno nacionalista catalán, decidido a convocar el 1 de octubre un referendo de autodeterminación que, según Madrid, es ilegal y no tendrá lugar

(afp_tickers)

En pleno conflicto con los separatistas catalanes, el jefe del gobierno Mariano Rajoy pidió el viernes a los españoles que participen masivamente en la manifestación del sábado en Barcelona, para expresar su "amor" a una Cataluña martirizada por los atentados de la semana pasada.

Después de los ataques que dejaron 15 muertos en Barcelona y Cambrils, una localidad costera ubicada 120 km al sur, Rajoy empleó este viernes un tono inusualmente caluroso hacia Cataluña, pidiendo la unidad de todos frente a la amenaza yihadista.

Así, en una conferencia de prensa tras el consejo de ministros, animó "a todo el mundo a participar en la manifestación de mañana (sábado) en Barcelona".

"Allí, con toda la sociedad catalana y toda España (...) volveremos a dar un mensaje claro de unidad y de repulsa al terrorismo y de amor a la ciudad de Barcelona", añadió Rajoy, que estará en la marcha junto con el rey Felipe VI, el presidente regional catalán Carles Puigdemont, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau y muchos otros dirigentes políticos.

Será la primera vez que un monarca participa en una manifestación en España, un gesto con el que don Felipe "va a expresar allí su cariño a los ciudadanos de Barcelona, de Cambrils, de Cataluña", explicó el jefe de gobierno.

Rajoy mantiene una tensa relación con el gobierno nacionalista catalán, decidido a convocar el 1 de octubre un referendo de autodeterminación, que según Madrid es ilegal y no tendrá lugar.

En uno de tantos cruces de declaraciones, el presidente del gobierno español llegó a arremeter contra los "delirios autoritarios" de los separatistas, mayoritarios en el Parlamento catalán.

El Financial Times recogía este viernes una entrevista con Puigdemont, en la que quedó claro que el conflicto político sigue muy vivo pese al shock de los atentados.

Puigdemont acusó al gobierno español de "utilizar la seguridad con fines políticos", ya que según él bloqueó la contratación de agentes adicionales de policía en Cataluña.

El dirigente catalán reiteró igualmente su voluntad de celebrar la consulta prometida.

"Tenemos más de 6.000 urnas listas. No veo cómo el Estado podría pararlo", dijo al FT.

Precisamente, la investigación policial de los ataques se vio salpicada por el pulso político entre Madrid y Barcelona.

La actuación de la policía catalana, los Mossos d'Esquadra, recibió numerosos elogios por su celeridad, aunque también críticas de sindicatos de policía y Guardia Civil, que la acusaron de excluirlos de las pesquisas por motivos políticos.

Rajoy quiso este viernes calmar los ánimos, reconociendo el "enorme trabajo" de los Mossos, y destacando que gracias a su labor, junto con otros cuerpos policiales, "el núcleo básico de la célula" quedó "completamente desarticulado en apenas 100 horas".

"Ello dice mucho de la preparación y capacidad de los Mossos", a los que extendió su felicitación junto a la policía y la Guardia Civil, dos cuerpos de ámbito estatal.

Asimismo, Rajoy aseveró que en la investigación de los atentados ha habido una colaboración "fluida y constante", tanto a nivel político, con el gobierno catalán, como a nivel "técnico" entre cuerpos policiales.

- Una manifestación histórica -

Mientras tanto, en Barcelona continuaban los preparativos para la manifestación del sábado, en la que según la alcaldesa habrá "muchísima gente".

La marcha partirá a las seis de la tarde (16H00 GMT) del Paseo de Gracia, y culminará en la Plaza de Cataluña, junto a las Ramblas.

En este bulevar, frecuentado a diario por decenas de miles de barceloneses y visitantes, 13 personas murieron arrolladas el 17 de agosto por la furgoneta conducida por el marroquí Younes Abouyaaqoub, abatido por los Mossos cuatro días más tarde.

La marcha tendrá una sola pancarta en cabeza, con el lema "No tinc por" ("no tengo miedo", en catalán).

La encabezarán representantes de los colectivos que desde el primer momento ayudaron a las víctimas: fuerzas de seguridad, servicios de emergencias, vecinos y comerciantes, taxistas que transportaron a heridos, etc. Y ello para "agradecer desde lo mas profundo de nuestro corazón este servicio", como dijo este viernes Ada Colau.

Detrás de estos marcharán el rey y los demás representantes políticos.

En la Plaza de Cataluña se concluirá con la lectura de dos textos por parte de sendas actrices, y una interpretación, a cargo de dos violonchelistas, del "Cant dels ocells" ("El Canto de los pájaros"), una canción tradicional catalana que el músico Pau Casals popularizó mundialmente como un himno pacifista.

El viernes, en Cambrils la sociedad civil también se manifestó contra el "terrorismo".

Según cifras de la policía 16.000 personas marcharon por el paseo marítimo bajo el lema "no tinc por" ("no tengo miedo" en catalán). En la localidad una mujer murió en el ataque posterior al atentado que golpeó la rambla.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP