Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, sale de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, en Madrid, el 26 de julio de 2017

(afp_tickers)

En una comparecencia inédita como testigo ante el juez, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, negó este miércoles haber estado al tanto de cualquier tipo de financiación ilegal en el Partido Popular, golpeado por la corrupción.

Rajoy, en el poder desde 2011, es el primer jefe de gobierno en prestar declaración de esta forma, estando en ejercicio, pero lo hizo con el temple que le caracteriza.

Declaró en el juicio de la trama Gürtel, sobre hechos que remontan al principio de los años 2000, pero acabó hablando de otros muchos asuntos abordados por la acusación particular, una asociación de abogados cercana al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que llevaba años luchando por forzar al presidente a testificar.

En el testimonio de casi dos horas, sentado en el estrado reservado para los magistrados en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, aseguró que "jamás" se ocupó de "ninguna cuestión de contabilidad" en el Partido Popular (PP).

Subrayó que sus responsabilidades siempre fueron de "tipo político". "Hay una separación nítida y clara (...) entre la parte política y la parte económica" en el partido, aseguró Rajoy.

- "Jamás" -

Su declaración giró en torno a aspectos clave de las distintas investigaciones judiciales llevadas a cabo sobre las finanzas del PP desde principios de los años 1990, que han desembocado en decenas de imputaciones en sus bastiones de Madrid y Valencia principalmente.

Durante todos esos años, a partir de 1986, Rajoy fue miembro de su ejecutiva.

¿Qué supo de la contabilidad supuestamente oculta del partido? ¿Por qué manifestó su apoyo, vía el famoso sms "Luis sé fuerte", al extesorero Luis Bárcenas, cuando este empezó a tener problemas con la justicia? ¿Cobró un sobresueldo oculto como Bárcenas lo anotó en apuntes personales? ¿Le pagó el partido un viaje a Canarias y quién lo financió?

Las preguntas fueron directas y el tono del abogado de la acusación particular, duro.

Pero Mariano Rajoy nunca pareció desestabilizado, o casi.

¿Conoció que había alguna financiación ilícita por parte de algún donante anónimo o no anónimo pero en efectivo?

"Jamás", contestó Rajoy antes de arriesgar a una leve sonrisa.

Para acceder al tribunal, Rajoy entró directamente en coche, eludiendo a decenas de manifestantes que le esperaban al grito de "Es el presidente, es un delincuente", o "Rajoy.... a Soto del Real", la cárcel cercana a Madrid donde suelen enviar a los políticos imputados en casos de corrupción.

Tras la audiencia, declaró en una acto del PP estar "contento de haber colaborado con la justicia, como lo hemos hecho siempre", asegurando que seguirá luchando contra la corrupción.

- "No lo conocía" -

El juicio en el que testifica Rajoy gira en torno a una tentacular trama por un empresario y exmiembro del PP, Francisco Correa, actualmente procesado.

A Correa "no lo conocía", no "tuve ninguna relación con él ni vino a mi despacho", afirmó Rajoy. "Si lo conocía, era única y exclusivamente de saludarlo en algún acto público", insistió.

Aseguró también haber dejado de relacionarse con el principal cómplice de Correa, Luis Bárcenas, tras su imputación.

Y básicamente, sin dudarlo, Rajoy afirmó no haber estado nunca al tanto de nada sobre las cuentas del partido, porque su papel era estrictamente político.

"Jamás recuerdo haber asistido a ningún debate ni sobre el presupuesto ni sobre las cuentas finales, en los 30 años que llevo en la ejecutiva del partido", declaró.

La corrupción, aunque atañe a todos los partidos, ha afectado especialmente al PP, hasta hacerle perder su mayoría absoluta en las elecciones de 2015.

Desde finales del año pasado dirige un gobierno sin mayoría en el Parlamento, que logró aprobar el presupuesto de 2017 in extremis.

Desde la oposición de izquierda, los socialistas y Podemos no han dejado de presentar la comparecencia de Rajoy como algo vergonzoso, una "mancha" para el prestigio internacional de España.

El líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, incluso le envió un mensaje directo: "Usted es débil porque se esconde en una nebulosa de ignorancia".

"Por dignidad, no la suya sino de la democracia, le exijo desde el PSOE que dimita. Usted es el principal responsable político del clima de corrupción que hemos vivido" bajo el gobierno conservador, agregó.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP