Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente argentino, Mauricio Macri (I), y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, en Madrid, el 23 de enero de 2017

(afp_tickers)

Recordando su propia experiencia durante la crisis, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pidió este jueves comprensión ante las "difíciles" reformas económicas del presidente de Argentina, Mauricio Macri, al garantizar que terminarán por beneficiar a los argentinos.

"Eso es duro, al principio puede haber gente que no lo comprenda, pero la historia demuestra siempre que cuando las cosas se hacen en serio (...) todo ello repercute en beneficio de los ciudadanos", dijo Rajoy en rueda de prensa conjunta con Macri, tras una reunión en Madrid.

"No se me ocurre otro desafío que perseverar en las decisiones, los gobernantes tienen que tomar las decisiones más difíciles", dijo Rajoy, quien señaló que en España y Europa se entiende la "ambiciosa política reformista de Macri" como un paso en "la buena dirección".

Macri llegó al poder en diciembre de 2015 con la promesa de dar un giro liberal tras el proteccionismo de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015), para lo cual tomó una serie de medidas, algunas muy impopulares, como el aumento exponencial de las tarifas de los servicios públicos.

Pese a ello, la tercera economía de América Latina cerró en 2016 en recesión y con una inflación superior al 40%, aunque el gobierno de Macri apuesta a que este año terminará de despegar y mejorarán los índices.

El conservador Rajoy dijo que el desafío para Argentina es "muy similar" al que tuvo al inicio de su gobierno en 2011, en plena crisis económica, cuando implementó medidas de austeridad, que a su juicio, sacaron a España de la prolongada recesión en 2014.

"La primera etapa es de una enorme complejidad, las decisiones no producen efectos en 24 horas", insistió.

"¿Qué falta? Falta mucho, pero también es importante (...) ver todo lo que hemos logrado en 14 meses", defendió de su lado Macri.

En su visita de Estado de cuatro días a España, a la que llegó el martes acompañado de 200 empresarios y varios ministros, Macri ha intentado seducir a las empresas para invertir en Argentina, garantizando seguridad jurídica.

Para ello, ha destacado la nueva etapa de estrechas relaciones bilaterales tras las tiranteces bajo el gobierno de Cristina Kirchner, que en 2012 nacionalizó la petrolera YPF, entonces en manos de la española Repsol.

En su reunión en el Palacio de la Moncloa, los mandatarios acordaron restablecer un mecanismo para sostener consultas políticas anuales y se comprometieron a impulsar las inversiones y el comercio bilateral, según indicó una declaración conjunta.

AFP