Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varios miembros de los Cascos Azules de la misión de la ONU en la República Democrática del Congo (Monusco), el 8 de noviembre de 2016 en la ciudad de Goma (este)

(afp_tickers)

El Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) anunció este miércoles que la justicia militar investigaría la desaparición de dos expertos de la ONU cuyos cuerpos fueron encontrados sin vida en el centro del país, escenario de una rebelión.

Los dos expertos, la chileno-sueca Zaida Catalan y el estadounidense Michael Sharp, fueron secuestrados el 12 de marzo al mismo tiempo que sus cuatro acompañantes congoleños en la provincia de Kasai Central, sacudida por la rebelión de Kamwina Nsapu, líder tradicional que se rebeló contra el Gobierno de Kinshasa antes de ser abatido durante una operación militar en agosto de 2016.

"Desde que desaparecieron, los magistrados militares abrieron una investigación que acaba de acelerarse con el hallazgo de los cuerpos", declaró a la AFP el portavoz del Gobierno congoleño, Lambert Mende.

Zaida Catalan y Michael Sharp "perdieron su vida intentando comprender las causas del conflicto y la inseguridad en la RDC, con el objetivo de ayudar a devolver la paz a este país", declaró el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en un comunicado.

"Confío en las autoridades congoleñas para llevar a cabo una investigación completa sobre este incidente. Naciones Unidas también realizará una investigación", añadió.

"Estos cuerpos fueron encontrados en una fosa y fueron identificados formalmente por los especialistas de la Monusco (Misión de la ONU en RDC), especialmente el equipo de la policía de Naciones Unidas", explicó por su parte Charles-Antoine Bambara, director de información pública de la misión, durante una conferencia de prensa en Kinshasa.

"Los cuerpos van a ser sin duda repatriados", declaró. Primero se trasladarán a Kinshasa y después, "en conversaciones con las representaciones diplomáticas, veremos cómo Naciones Unidas las ayudará a enviar estos cuerpos" a sus países de origen, añadió.

La identidad de los asesinos y su motivación para cometer estas ejecuciones se desconoce todavía.

La Monusco cuenta con unos 19.000 soldados, policías y observadores militares en el este del país y en Kinshasa. En la región de Kasai, la ONU no disponía de ninguna fuerza hasta el reciente despliegue de un centenar de Cascos Azules en Kananga y sus alrededores.

La rebelión de Kamwina Nsapu ha sido acusada por la ONU de reclutar niños y de haber cometido múltiples atrocidades.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP