Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos manifestantes enarbolan unas pancartas del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, el 7 de octubre de 2015 en Lima

(afp_tickers)

Reactivar el crecimiento y reunir millones de dólares para combatir el cambio climático quedaron al tope de la agenda de las deliberaciones de los líderes económicos mundiales iniciadas el jueves en Lima

En un país que está en la vanguardia de la gastronomía mundial, la jefa del FMI Christine Lagarde instó a ministros y presidentes de bancos centrales de 188 países a afrontar los desafíos con la originalidad de la cocina peruana.

"La cocina peruana es una combinación de prácticas óptimas de todo el mundo. Se trata de refinar y modernizar recetas tradicionales, y de mejorarlas, utilizando una variedad de ingredientes", dijo sonriente Lagarde ante la prensa en la primera jornada de la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

"El principal mensaje que tengo para las autoridades mundiales es que tienen que aplicar las recetas de la cocina peruana", insistió. "Tienen que examinar las prácticas óptimas y poner al día las políticas para vigorizar el crecimiento", añadió en el Museo de la Nación, un recinto fuertemente custodiado en la capital de Perú.

La reunión se realiza en Sudamérica después de 50 años y cuando América Latina está golpeada por el desplome del precio de las materias primas -sus principales exportaciones- y anotará una contracción económica de 0,3%.

Lagarde pidió "crear una combinación de políticas, con un crecimiento más sólido e inclusivo", cuando la economía mundial se desacelera, arrastrada por China y América Latina, con una expansión global de sólo un 3,1% para 2015.

"Muchos de los desafíos que tenemos no son sólo de naturaleza monetaria, América Latina enfrenta un shock de materias primas que realmente afecta el crecimiento", dijo el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

"La desaceleración representa una amenaza para las conquistas sociales duramente ganadas (en América Latina), y los países deben ahora adaptarse", dijo por su lado el presidente del BM, Jim Yong Kim.

- Cambio climático -

A dos meses de la conferencia sobre el clima en París, los ministros de Finanzas y banqueros centrales buscan cómo conseguir un fondo que atenúe el cambio climático, en medio de sus debates sobre la salud de la economía.

La ayuda financiera global a los países en desarrollo que luchan contra el cambio climático alcanzó 62.000 millones de dólares en 2014, más de la mitad de la meta de 100.000 millones fijada para 2020, anunció la OCDE, lo que permitirá limitar el calentamiento global a 2°C por encima del nivel de la era preindustrial, es decir de mediados del siglo XIX.

La búsqueda de ingresos para completar este fondo está en la agenda de los ministros de finanzas del G20 que se realiza el jueves y que emitirá el viernes un comunicado, en el que también se espera una declaración que respalde las propuestas de la OCDE en la lucha contra la evasión fiscal.

En esa lucha contra el calentamiento global, Lagarde consideró el miércoles que es "el momento adecuado para introducir un impuesto sobre el carbono", que le permitirá "un colchón de seguridad" a las economías del mundo para próximas crisis.

Francia no se opone, pero pide además una mayor contribución de parte de los bancos de desarrollo, como el Banco Mundial. El presidente de ese organismo, Jim Yong Kim, dijo que iba a "ampliar su apoyo para satisfacer la creciente demanda de los países".

Para el Banco Mundial "el mundo debe actuar ahora para poner un precio al carbono y acabar con los subsidios a los combustibles fósiles".

En ese contexto, ministros de 20 países vulnerables al cambio climático, incluido Costa Rica, lanzaron este jueves en Lima el bloque V20 para reunir recursos que les permitan combatir el impacto del calentamiento global en sus territorios. Representan a cerca de 700 millones de personas.

- Brasil y las cuentas -

En tanto, el ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, cuya economía es una de las más atribuladas del continente, se refirió a la auditoria del país que rechazó la rendición de cuentas del gobierno, por inconsistencias, un escollo más en la gestión de Dilma Rousseff.

"Puede haber habido una infracción con respecto a los préstamos que le está dando el sector bancario al gobierno. En Europa también este ha sido un problema y se resolvió", añadió.

Los ojos, además, están centrados en China, que anotará su menor crecimiento en 25 años, a 6,5%,. La segunda mayor economía del mundo, sin embargo, ha pedido calma y ha garantizado que seguirá comprando los "commodities" de Latinoamérica.

En medio de las discusiones económicas, el auditorio más lleno lo tuvo el actor estadounidense Sean Penn, quien llegó a la cumbre para contar su trabajo en la empobrecida Haití.

AFP