Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un joven lanza una piedra en enfrentamientos entre la policía antidisturbios y manifestantes kurdos, en Diyarbakir, sureste de Turuqía, el 1 de noviembre de 2015, trs conocerse los primeros resultados electorales, con victoria de Erdogan

(afp_tickers)

Los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) anunciaron este jueves el final de la suspensión de las operaciones militares contra las fuerzas de seguridad turcas decretada antes de las legislativas del pasado domingo, que ganó el partido del presidente del país, Recep Tayyip Erdogan.

"El período de suspensión unilateral (de las operaciones militares) terminó en vista de la política de guerra y de ataques del AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo, islamo-conservador)" de Erdogan, escribió el PKK en una declaración citada por la agencia de prensa kurda Firat News.

El 10 de octubre pasado, los rebeldes habían anunciado el comienzo de un "periodo de inactividad" antes de los comicios para "no impedir una elección equitativa" el 1 de noviembre. Precisó entonces, sin embargo, que replicarían a todos los ataques turcos.

Desde el domingo, la aviación de Ankara llevó a cabo dos tandas de bombardeos aéreos contra blancos del PKK, tanto en el sudeste de mayoría kurda de Turquía como en su feudo de las montañas del norte de Irak.

También hubo enfrentamientos violentos en los últimos días entre los rebeldes y las fuerzas de seguridad turcas en varias ciudades de Turquía, en los que murieron al menos dos soldados y cuatro militantes kurdos. El Estado Mayor kurdo afirmó el jueves que sus bombardeos aéreos provocaron la muerte de 16 militantes del PKK.

Erdogan reafirmó el miércoles que las operaciones militares continuarán "hasta que la organización terrorista abandone el suelo turco y entierre sus armas".

Después de más de dos años de alto el fuego, los combates se reanudaron a final de julio entre el PKK y el ejército o la policía turcos, causando numerosas víctimas. Esto hizo estallar por los aires el proceso de paz entablado en 2012 para intentar acabar con el conflicto que causó más de 40.000 muertos desde 1984.

AFP