Los rebeldes hutíes de Yemen renunciaron a imponer una tasa a las operaciones de ayuda humanitaria a este país en guerra, una de las mayores del mundo, declaró el viernes un responsable de la ONU.

El gobierno yemení, refugiado en el sur del país y reconocido por la comunidad internacional, había lanzado la voz de alerta tras informaciones según las cuales Estados Unidos contemplaba suprimir parte de su ayuda debido a las presiones de los rebeldes hutíes, entre ellas un proyecto de "tasa" del 2% a la asistencia.

Esas ayudas son esenciales para este país devastado por cinco años de guerra.

Este viernes, un responsable de la ONU basado en Saná, que requirió el anonimato, declaró que los hutíes habían dado marcha atrás "durante una reunión el 12 de febrero" y decidieron "anular (la tasa del) 2%".

Los rebeldes controlan la capital, Saná, desde 2014, y buena parte del norte del país.

Según varias organizaciones humanitarias, la guerra en Yemen ha causado decenas de miles de muertos, sobre todo civiles. Unos 24,1 millones de personas necesitan asistencia (más de dos tercios de la población), según la ONU.

El tema de los obstáculos a las ayudas se trató en una reunión de donantes que empezó el jueves en Bruselas, pero sus resultado aún no ha sido hecho públicos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes