Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro ucraniano de Relaciones Exteriores, Palvo Klimkin (i), participa en una concentración en Ámsterdam en favor del "Sí" en el referéndum sobre el tratado de asocición de su país con la Unión Europea, el 3 de abril de 2016

(afp_tickers)

Los holandeses se preparan para votar el miércoles sobre un acuerdo de asociación entre la Unión Europea (UE) y Ucrania en un referéndum simbólico convocado por grupos euroescépticos que quieren impulsar una política contra Bruselas.

La mayoría de los votantes muestra indiferencia por esta consulta, la segunda en el país desde la de 2005 sobre la Constitución europea, en la que arrasó el "No".

Según los observadores, el voto despierta interés en Ucrania, donde en 2013 el presidente de entonces, el prorruso Viktor Yanukovich, fue expulsado del poder por haberse negado precisamente a firmar este tipo de acuerdo de asociación.

El acuerdo, vigente desde enero, se propone reforzar el diálogo político y los intercambios económicos y comerciales entre la UE y Ucrania.

Para Kiev, representa una "nueva era", pero Moscú lo considera una intromisión de los europeos en su área de influencia.

Holanda es el último país de la UE que no ha ratificado el acuerdo, aprobado sin embargo por el Parlamento y el Senado.

- Voto simbólico -

Las asociaciones euroescépticas, que recogieron más de 300.000 firmas para la convocatoria del referéndum, reconocieron la semana pasada que Ucrania no es su objetivo último. En realidad se trata de promover una política contra la UE y "dar a los ciudadanos más peso sobre lo que pasa en Bruselas".

"Estimamos que ya es hora de que alguien dé la voz de alarma por el bien de la democracia", afirmó Bart Nijman, del grupo GeenPeil, uno de los organizadores. "Bruselas quiere demasiado y demasiado rápido", añadió.

Este grupo considera el acuerdo como un ejemplo más de una Bruselas burocrática y tecnocrática que está desconectada de los ciudadanos.

Los ucranianos hicieron campaña en Holanda a favor del "Sí", pero muchos holandeses ni se enteraron. "Sé que hay un referéndum, pero eso es todo lo que sé", declaró a la AFP Ans, una contable de 49 años.

La votación sólo será válida con una participación superior al 30% y no es vinculante.

El Gobierno se ha mantenido en general fuera del debate, aunque el viceprimer ministro, Lodewijk Asschera, llamó a votar "Sí".

- ¿'Nexit'? -

Si el voto es válido y se impone el "No", el Gobierno se verá en apuros, afirman los analistas, en un momento en el que el país asume la presidencia rotativa de la UE.

Y además en ese caso el acuerdo volvería a las dos cámaras del Parlamento para un nuevo voto, todo ello en un contexto político complicado, con los partidos euroescépticos liderando los sondeos para las legislativas de 2017.

Un "No" podría generar "una crisis europea", advirtió el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

"Para los organizadores se trata por encima de todo de atacar a la UE", opina Tony van der Togt, investigador del Instituto Cligendael de La Haya sobre relaciones internacionales. "Les permitiría -añade- plantearse un voto sobre un 'Nexit' en el futuro", es decir, una salida de Holanda de la UE. Reino Unido votará en junio sobre si sigue en el bloque o sale de él, lo que se conoce como un 'Brexit'. Para Van der Togt, el referéndum holandés podría sentar un precedente peligroso en la UE.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP