AFP internacional

Cuatro militares birmanos cargan el 8 de junio de 2017 el cuerpo de una de las víctimas del avión accidentado la víspera con 122 personas a bordo, en la playa de San Hlan, cerca de la ciudad de Launglon (sur)

(afp_tickers)

Una treintena de cuerpos fueron rescatados del mar este jueves por los servicios de auxilio birmanos con sus allegados como testigos en una playa del suroeste del país, donde fue localizado el avión desaparecido la víspera con 122 personas a bordo.

Desde el miércoles, nueve buques de la Armada y tres aviones de la Fuerza Aérea fueron movilizados en la búsqueda del avión militar desaparecido, que transportaba en su mayoría mujeres y niños familiares de los soldados.

Durante la tarde, el jefe del ejército anunció que 29 cuerpos, entre ellos los de 20 mujeres y ocho niños, fueron recuperados en la playa de San Hlan, cerca de la ciudad de Launglon, en el sur del país.

Desde que se hallaron los primeros restos del avión, los equipos de rescate se vieron enfrentados a grandes dificultades. El mar agitado impedía que los barcos llegasen a la costa.

El avión despegó el miércoles por la mañana de la ciudad de Myeik, en el sur de Birmania, donde tenían su base los militares y sus familias, y tenía que aterrizar en Rangún, capital económica del país.

Sin embargo, el aparato desapareció de los radares una media hora después del despegue, cuando se encontraba a 18.000 pies de altura (5.486 metros).

En la playa de San Hlan, Kyaw Swar Myint veía cómo los militares transportaban los cuerpos encontrados en camillas, cubiertos con plásticos negros o blancos.

"Nos han dicho que un helicóptero iba a transportar 20 cuerpos a la playa, entonces estamos esperando", explicó a la AFP este hombre de 44 años, que tenía a varios allegados en el avión.

- Flota destartalada -

"Nos decantamos por un incidente técnico. El tiempo era bueno", a pesar de que era el inicio del monzón, explicó un responsable aeroportuario.

Se trataba de un cuadrimotor a turbohélice, modelo Y-8F-200, de fabricación china.

La disuelta junta militar birmana adquirió aparatos a China durante los 50 años de aislamiento, cuando el país estaba sujeto a sanciones occidentales.

El constructor China National Aero-Technology Import & Export Corp. dijo este jueves en un comunicado estar dispuesto a colaborar en las investigaciones.

Según las autoridades birmanas, el avión fue entregado al ejército en marzo de 2016 y había efectuado 809 horas de vuelo.

Su piloto, el teniente coronel Nyein Chan, tenía una experiencia de más de 3.000 horas de vuelo, según fuentes militares.

Un exresponsable del Ministerio de Aviación dijo que muchos de los aparatos de la flota birmana son viejos y están destartalados.

"La Fuerza Aérea birmana tiene muy malos antecedentes de seguridad aérea", dijo, pidiendo el anonimato. La flota aérea birmana tiene un largo historial de accidentes.

En junio de 2016, un helicóptero militar Mi-2 se estrelló, causando tres muertos, en la provincia central de Bago. Las malas condiciones meteorológicas fueron entonces la causa.

En febrero de ese año, cinco soldados murieron cuando el avión militar en el que viajaban se prendió fuego poco después del despegue cerca de Naypyidaw, la capital administrativa.

Desde la apertura del país tras la disolución de la junta militar, en 2011, el aumento de vuelos nacionales presionó además la deteriorada infraestructura aérea del país, en particular en los aeropuertos alejados de los centros de desarrollo.

En 1998 el país registró otro grave accidente de avión, cuando un aparato de la compañía Myanmar Airways con 39 personas a bordo desapareció. Los restos fueron hallados cuatro días después de su desaparición.

AFP

 AFP internacional