Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El excorredor bursátil británico Tom Hayes, el 31 de julio de 2015 saliendo del tribunal en Londres donde se le juzgó por la manipulación de la tasa Líbor

(afp_tickers)

Un excorredor británico de UBS y Citigroup que orquestó la manipulación de la tasa interbancaria Líbor vio reducida este lunes su condena de 14 a 11 años de cárcel.

En agosto, un tribunal de Londres halló culpable a Tom Hayes de los ocho delitos de estafa que se le imputaron, al término de más de dos meses de juicio.

Cuatro meses más tarde, este lunes, un juez de apelación rechazó anular la condena, como había solicitado Hayes, pero la redujo teniendo en cuenta atenuantes, como el hecho de que sufre síndrome de Asperger, una forma de autismo.

El juez, eso sí, advirtió a "todo el mundo en los mercados financieros" de que las conductas similares "recibirán condenas severas de una duración considerable".

Los hechos imputados a Hayes ocurrieron entre 2006 y 2010. Según la Oficina británica de Lucha Contra la Delincuencia Financiera (SFO), este corredor estaba en el centro de un sistema para influir en el interés de la tasa Líbor (London Interbank Offered Rate) y aprovechar sus fluctuaciones para ganar dinero.

Hayes empezó a trabajar en UBS en Tokio en 2006 antes de pasarse a Citigroup. El Líbor se declina en varias monedas y la especialidad de Hayes eran los productos derivados del yen.

Esta tasa interbancaria fijada en Londres sirve de referencia para numerosos productos financieros, desde la cuenta de ahorro más clásica hasta el producto derivado más complejo, pasando por los préstamos inmobiliarios, al consumo, a las empresas y a las autoridades públicas. La tasa repercute por lo tanto en miles de millones de dólares al año en transacciones en todo el mundo.

Una serie de bancos como Barclays, Lloyds Banking Group, Royal Bank of Scotland y Deutsche Bank recibieron multas multimillonarias por su responsabilidad en el caso.

AFP