Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos refugiados sirios el 10 de septiembre de 2015, en Montevideo.

(afp_tickers)

Un refugiado sirio, padre de 15 hijos que llegó a Uruguay en el marco de un programa humanitario el año pasado, agredió a funcionarios de derechos humanos de la Presidencia, según un comunicado oficial difundido en la noche del martes.

Según la nota, personal del Programa de Reasentamiento de Familias Sirias de la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia se reunión en la tarde del martes con el hombre junto a representantes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR).

El encuentro tuvo lugar en Juan Lacaze, una localidad ubicada a unos 145 km al oeste de Montevideo en donde Marei Al Chebli y su familia residen. "La reunión fue motivada por la inquietud del jefe de familia de obtener una visa para trasladarse e instalarse en otro país junto su familia. El equipo volvió a explicarle que el Estado Uruguayo no está capacitado para otorgar visas de entrada a otro país", expresó la nota.

"Tras dos horas de intercambio, el jefe de familia agredió a parte del equipo del Programa. Las personas agredidas realizaron la denuncia correspondiente ante la Policía", concluyó.

El programa que impulsa el gobierno uruguayo para refugiados de la guerra en Siria acogió a cinco familias el año pasado, un total de 45 personas, y recibirá a más de 70 este año.

En setiembre, las cinco familias que aceptaron venir a Uruguay protestaron durante días a la intemperie frente a la casa de gobierno en Montevideo, pidiendo salir del país.

Una de las familias incluso viajó a Serbia pero quedó retenida durante tres semanas en un aeropuerto turco por problemas de visado.

AFP